Deporte y personas mayores, elige el que mejor se adapte a tus gustos

Cuando hablamos de deporte, normalmente pensamos en un hombre o una mujer joven, sin embargo, la actividad física es necesaria en todas las etapas de nuestra vida, también en la madurez. El único secreto para mantenerse activo consiste en adaptar la práctica deportiva que elijamos a nuestras necesidades de cada momento, de esta forma, los beneficios nos acompañarán durante toda la vida.

Está demostrado que los mayores que practican deporte se alimentan mejor, desarrollan una mayor autoestima y, en definitiva, gozan de mejor estado de salud tanto física como psíquica. Algunos de los beneficios de la actividad deportiva en personas mayores son:

  • El ejercicio, sobre todo el cardiovascular, incrementa la esperanza de vida y reduce los riesgos de enfermedades crónicas, muy frecuentes en personas de edad avanzada.
  • La práctica física mejora la musculatura y densidad ósea. Quienes realizan ejercicio sufren menos problemas articulares y tienen un riesgo menor de osteoporosis o pérdida de masa ósea.
  • Los efectos del deporte no solo afectan a nuestro físico, sino también, y de forma muy notable, a nuestra mente. Así, la práctica de ejercicio es muy beneficiosa para nuestra autoestima, las funciones cognitivas, reducir el riesgo de depresión o estrés y favorecer un sueño reparador y unas relaciones sociales fructíferas.
  • Hacer ejercicio se relaciona además con unos hábitos dietéticos saludables. Está comprobado que las personas que realizan algún tipo de deporte se alimentan de forma más equilibrada que las que siguen una vida sedentaria.

La actividad física debe adaptarse, lógicamente, a cada etapa de la vida. En el caso de las personas mayores, una práctica regular, de tres o cuatro veces por semana, y un ejercicio moderado de entre 20 minutos y media hora son más que suficientes. Eso sí, es importante a la hora de elegir tu deporte que evites aquellos que tienen más impacto en las articulaciones.
Caminar, tan sencillo como beneficioso

Muchas veces buscamos excusas para no realizar ninguna actividad física. Sin embargo, existen prácticas que están al alcance de todos o casi todos. Caminar es una de ellas y uno de los mejores ejercicios para las personas de edad avanzada. Todo son beneficios. No conlleva costes, no hace falta pagar un gimnasio, combate el sedentarismo y el riesgo de lesión es mínimo. Tres o cuatro días por semana, a buen ritmo y durante 40 minutos, son más que suficientes para que comiences a experimentar sus resultados. Puedes caminar solo o acompañado, incluso salir a la montaña y practicar senderismo con amigos. Al mismo tiempo que tus huesos te lo agradecerán, tendrás ocasión de hacer nuevas amistades.
Montar en bicicleta, seguro que todavía te acuerdas

Todos hemos montado en bicicleta de pequeños pero, por alguna extraña razón, tendemos a olvidarnos de este medio de transporte a medida que cumplimos años. El ciclismo es uno de los mejores ejercicios para las personas mayores. Puedes hacerlo al aire libre o con bicicleta estática. Mejorará tu resistencia física, fortalecerá tus articulaciones y músculos y reducirás el riesgo de fracturas.


Igual no lo sabes, pero bailar también puede ser un deporte

El baile aúna lo mejor de dos mundos. Beneficios físicos pero también mentales. Es una práctica ideal para mantener o perder peso, mejorar el equilibrio y ganar agilidad. Además, quienes lo practican notan cómo mejora su concentración y memoria y, en definitiva, su bienestar y armonía. Si te gusta bailar, este es sin duda tu deporte.
Natación, tu cuerpo no pesa en el agua

Los ejercicios en el agua, ya sea natación o aquafitness, son ideales para las personas de edad madura. El cuerpo en el agua pesa menos y nos podemos mover mejor y sin que nuestras articulaciones sufran.
Yoga, pilates o taichí, suaves pero muy eficaces

Son los deportes estrella para las personas mayores. El yoga, el pilates o el taichí aportan beneficios tanto en el cuerpo como en la mente. Físicamente, te ayudarán a mejorar en resistencia, flexibilidad, postura, energía y, en definitiva, en salud. Mentalmente, ganarás en concentración, estabilidad emocional, autoconocimiento, paz y, en resumen, en armonía.
¿Y si el golf fuese tu deporte?

Quienes comienzan a practicar el golf en la infancia no lo dejan nunca. A diferencia de otros deportes, el golf te puede acompañar en las distintas etapas de tu vida. En todas ellas, te aportará una sensación de bienestar. El golf regula la presión arterial y ayuda a mantener el colesterol bajo control, tonifica las articulaciones y contribuye a mejorar el equilibrio y la coordinación.

Ahora que tienes todas estas opciones es el momento de elegir. ¿Cuál es tu deporte?

INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665                                 RRSR: 2980140
zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es



marzo 29, 2021 ActualidadDeporteSalud

 

El codo de golfista es una enfermedad que provoca dolor donde los tendones de los músculos del antebrazo se unen a una protuberancia ósea en la parte interna del codo. El dolor se puede extender al antebrazo y a la muñeca.

El codo de golfista es similar al codo de tenista, que se produce en la parte exterior del codo. No se limita a los golfistas. Los jugadores de tenis y otras personas que usan repetidamente sus muñecas o que aprietan los dedos también pueden desarrollar el codo de golfista.

El dolor del codo de golfista no tiene que mantenerte fuera de curso o alejado de tus actividades favoritas. Hacer reposo y realizar el tratamiento adecuado puede hacerte volver a tu rutina.

Síntomas
Ilustración de codo de golfista
Codo de golfista
El codo de golfista se caracteriza por:

Dolor y sensibilidad en la parte interna del codo. A veces, el dolor se extiende por toda la parte interna del antebrazo. Este dolor suele empeorar con ciertos movimientos.
Rigidez. Puedes sentir el codo rígido y puede dolerte al cerrar la mano.
Debilidad. Puedes sentir debilidad en las manos y las muñecas.
Entumecimiento u hormigueo. Estas sensaciones pueden irradiarse hasta llegar a uno o más dedos (por lo general, el dedo anular y el meñique).
El dolor que produce el codo de golfista puede aparecer de manera repentina o gradual. Es posible que el dolor empeore cuando:

Realizas un swing con el palo de golf o la raqueta
Aprietas o lanzas una pelota
Das la mano
Giras la perilla de la puerta
Levantas pesas
Levantas algo con la palma de tu mano hacia abajo
Flexionas la muñeca
Cuándo consultar al médico
Consulta con el médico en caso de que el reposo, el hielo y los analgésicos de venta libre no alivien tu dolor y la sensibilidad en el codo. Busca atención inmediata si ocurre lo siguiente:

Tienes el codo inflamado y caliente, y si tienes fiebre
No puedes flexionar el codo
Tienes el codo deformado
Sospechas que tienes un hueso roto
Solicite una Consulta en Mayo Clinic
Causas
El codo de golfista, también conocido como «epicondilitis», se debe al daño en los músculos y los tendones que controlan la muñeca y los dedos. El daño suele estar relacionado con una tensión excesiva o repetida, especialmente movimientos forzados de la muñeca y los dedos. Levantar, lanzar o golpear objetos de forma inadecuada, así como realizar muy poco precalentamiento o escaso acondicionamiento, pueden contribuir al codo de golfista.

Hay muchas actividades que pueden provocar codo de golfista, entre ellas:

Golf. Agarrar o balancear los palos de golf de forma inadecuada o con demasiada fuerza puede afectar los músculos y los tendones.
Deportes de raqueta. Realizar demasiados efectos puede dañar el codo. Usar una raqueta demasiado pequeña o pesada también puede provocar lesiones.
Deportes de lanzamiento. Las técnicas de lanzamiento inadecuadas en béisbol o en sóftbol pueden ser otra causa. El fútbol americano, el tiro con arco y el lanzamiento de jabalina también pueden provocar codo de golfista.
Entrenamiento con pesas. Levantar peso con técnicas inadecuadas, como doblar las muñecas al realizar ejercicios de bíceps, puede sobrecargar los músculos y los tendones del codo.
Además, todas las actividades en las que se dobla y estira el codo repetidamente pueden causar codo de golfista. Algunas de ellas son pintar, rastrillar, martillar, cortar madera, usar la computadora, hacer trabajos de línea de ensamblaje y cocinar. Sin embargo, realizar tareas de jardinería o cocinar para invitados uno o dos días no suele causar codo de golfista. En general, la actividad se tiene que hacer más de una hora al día o varios días para que cause un problema.

Factores de riesgo
Puedes tener mayor riesgo de padecer codo de golfista si:

Tienes 40 años o más
Haces una actividad repetitiva al menos dos horas por día
Eres obeso
Fumas
Prevención
Puedes tomar estas medidas para prevenir el codo de golfista:

Fortalece los músculos del antebrazo. Usa pesas livianas o aprieta una pelota de tenis. Incluso ejercicios simples pueden ayudar a los músculos a absorber la energía de una tensión física repentina.
Haz elongaciones antes de iniciar tu actividad. Camina o trota durante algunos minutos para calentar tus músculos. Luego, realiza estiramientos suaves antes de iniciar tu juego.
Corrige tu posición. Cualquiera sea el deporte que practiques, pídele al instructor que revise tu posición para evitar sobrecargar los músculos.
Utiliza el equipo adecuado. Si usas palos de golf de hierro, considera cambiarlos por palos de grafito más livianos. Si juegas al tenis, las raquetas que tienen un agarre pequeño o una cabeza pesada pueden aumentar el riesgo de tener problemas en los codos.
Levanta peso de manera adecuada. Al levantar cualquier objeto, como pesas libres, mantén la muñeca rígida y estable para reducir la fuerza en los codos.
Aprende cuándo tienes que descansar. Evita el uso excesivo de los codos. Ante el primer signo de dolor en los codos, toma un descanso.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665                            NºRRSR: 2980140
zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es



marzo 26, 2021 DeporteSalud

 

La rótula es el hueso sesamoideo más grande del cuerpo, con forma triangular y plana. Se articula con la tibia y está en contacto con el fémur, y su función en la articulación es facilitar la extensión y flexión de la rodilla, actuando como fulcro para el tendón rotuliano.
Las fracturas de rótula se producen por el golpe directo en la cara anterior de la rótula o una caída fuerte sobre la rodilla. Se produce con frecuencia en deporte como el esquí, fútbol o rugby y accidentes de tráfico. Además, suele asociarse a otras lesiones como: fractura de meseta tibial, luxación posterior de cadera, fractura de la extremidad distal o diáfisis femoral. También puede ser de forma indirecta, las llamadas fracturas por estrés, son causadas por un movimiento violento de tracción del cuádriceps sobre la parte superior de la rótula (avulsión por atracción violenta).
En cuanto a los síntomas, presenta un dolor fuerte en la cara anterior de la rodilla, inflamación y posible impotencia funcional. En la palpación se observará una rodilla hinchada, y en los casos de separación de fragmentos se puede palpar el surco entre ellos.
Puede presentar una movilidad articular anormal, incluso crepitaciones. Para determinar funcionalmente si existe rotura de retináculos es importante observar si presenta impotencia para la extensión contra gravedad, y si existe dolor y limitación para la flexión.
La consolidación de este tipo de fracturas se lleva a cabo entre 6 a 12 semanas.
El tratamiento, en la primera etapa, donde el paciente estará con la pierna inmovilizada, se le aplicará magnetoterapia y movilizaciones activas de pie y cadera.
Cuando se retire la inmovilización, empezaremos con masaje sobre la cicatriz, movilizaciones analíticas de rodilla y rótula de forma suave, contracciones isométricas y movilizaciones activo-asistidas.
En una fase final, potenciaremos el cuádriceps e isquiotibiales, reeducación de la marcha y de la carga total sobre la rodilla.

INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665                            NºRRSR: 2980140
zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es



febrero 26, 2021 DeporteFisioterapiaSalud

Tras realizar una historia clínica y exploración física completa, su fisioterapeuta realizará un plan de tratamiento adaptado a usted.

Tratamiento sin cirugía

Si su evaluación confirma una etapa temprana de STC, se recomienda realizar un tratamiento conservador. La fisioterapia puede ayudarle a volver a sus actividades normales reduciendo los síntomas.

Según el estado de su lesión, el fisioterapeuta elegirá las diferentes técnicas manuales y/o instrumentales. El tratamiento de fisioterapia debe estar asociado a un reposo relativo de la articulación (para no agravar la lesión) y a medidas de prevención (para evitar que vuelva a ocurrir). En muchas ocasiones, se pueden prescribir férulas de descanso para la muñeca.

En la primera fase del tratamiento, los principales objetivos son disminuir la inflamación y el dolor que ocasiona el síndrome del túnel carpiano. Para ello, se utilizan diversas técnicas:

  • Electroterapia analgésica. Las corrientes analgésicas sirven para aliviar el dolor.
  • Ultrasonidos. Los ultrasonidos pueden aplicarse por sus efectos antiinflamatorios.
  • Crioterapia. La aplicación de hielo durante 10 minutos, 2 o 3 veces al día, ayuda a reducir la inflamación y el dolor.

Además, el fisioterapeuta puede realizar masoterapia y estiramientos pasivos. Esto ayudará a relajar y dar flexibilidad a los tendones y musculatura flexora de la muñeca. En muchas ocasiones, cuando la inflamación de los tendones disminuye, la presión sobre el nervio mediano y el dolor desaparecen.

En una segunda fase del tratamiento, cuando el dolor haya remitido, su fisioterapeuta le enseñará a realizar estiramientos activos. Estos estiramientos deben realizarse regularmente (sobre todo tras la actividad laboral) para evitar recaídas. Además, es aconsejable la aplicación de hielo durante 10 minutos, 2 o 3 veces al día.

En el caso de que tuviera una debilidad muscular a causa de la lesión, su fisioterapeuta le dará un plan de ejercicios para aumentar la fuerza muscular de la muñeca.

Tratamiento después de la cirugía

Si los síntomas son graves, seguramente necesitará cirugía. La fisioterapia es importante tras la cirugía para ayudar a restablecer la fuerza muscular de la muñeca y enseñarle a modificar los hábitos que pudieron provocarle la lesión. El tratamiento de fisioterapia puede incluir:

  • Ejercicios para mejorar la fuerza de los músculos de la muñeca/mano y mejorar la función
  • Movilizaciones pasivas para mejorar la movilidad de la muñeca
  • Tratamiento de las cicatrices para mantener la piel suave y flexible
  • Educación con respecto a la postura y posición adecuada de la muñeca para evitar la compresión del túnel carpiano en las actividades del hogar y ocio
  • Adaptación del lugar de trabajo para optimizar las posturas y posiciones.

¿Puede prevenirse el Síndrome del Túnel Carpiano?

No existen estrategias probadas para prevenir el síndrome del túnel carpiano, pero hay varias formas de minimizar el estrés de las manos y las muñecas. Los siguientes consejos le ayudarán a reducir ese estrés:

  1. Realice pequeños descansos. Cuando haga actividades repetitivas con sus manos, intente descansar un poco o alternarlo con otra actividad.
  2. Realice los ejercicios y estiramientos que su fisioterapeuta le ha enseñado, sobre todo después de su jornada laboral.
  3. Controle la fuerza que realiza con las manos. En muchos casos, las personas usamos más fuerza de la necesaria para realizar las actividades de la vida diaria.
  4. Adapte su puesto de trabajo. Si trabaja con el ordenador, su muñeca debe estar en posición neutra para evitar lesiones. Mantenga una buena postura y regule la altura de tu silla.  
Puede consultarnos en Clinica Zafrilla Servicios Médicos.
Situado en Parque de la Constitución Nº 5 Bajo Yecla (Murcia)
TELÉFONOS (también whatsapp): 651 820 665 // 968 790 891 o email zafrism@teleyecla.com


febrero 19, 2021 DeporteFisioterapiaSalud

La periostitis tibial o síndrome del corredor de fondo es una inflamación del periostio tibial. El periostio es la capa que envuelve los huesos. En esta capa se encuentran los vasos sanguíneos y nervios. Además, sirve como anclaje de los tendones y ligamentos al hueso. La continua tracción de los músculos sobre esta capa provoca su inflamación (periostitis).

La periostitis tibial se caracteriza por una inflamación dolor en la cara anterior e interna de la tibia que mejora con el reposo. Puede aparecer una sensación de quemazón. Su palpación es en ocasiones muy molesta.

¿Cuáles son las causas de la Periostitis Tibial?

Las principales causas de esta lesión suelen ser el exceso de entrenamiento,poco descanso y la falta de estiramiento de la musculatura. Otras causas pueden ser:

  1. Mala técnica: una mala técnica al correr o un apoyo inadecuado pueden provocar una excesiva tracción del periostio. Es común entre los corredores novatos o con poca experiencia.
  2. El terreno: las superficies muy duras como el asfalto, los terrenos muy irregulares y las cuestas favorecen la aparición de la periostitis tibial.
  3. Mal calzado: las zapatillas demasiado duras o con poca amortiguación, y las zapatillas muy desgastadas pueden provocar esta lesión.
  4. Causa anatómica: algunas alteraciones como los pies planos, las extremidades inferiores de diferente longitud, la rotación interna de cadera y la hiperpronación del tobillo pueden influir en la aparición de esta lesión. En estos casos, será necesario una corrección ortopédica (plantillas adaptadas) mediante un estudio de la marcha por parte de un fisioterapeuta especializado y/o podólogo.

¿Cómo puede ayudarle su fisioterapeuta?

El tratamiento de fisioterapia y las medidas de prevención son los pilares del tratamiento de la periostitis tibial. Es importante parar la actividad deportivadurante 48-72 horas (dependiendo del grado de lesión) para que el tratamiento sea eficaz.

El tratamiento de fisioterapia consiste en eliminar la inflamación y el dolor del deportista. Para ello, el fisioterapeuta puede:

  1. Realizar estiramientos pasivos de la musculatura
  2. Aplicar ultrasonidos en la zona afectada
  3. Realizar masajes de descarga en la musculatura según tolerancia al dolor
  4. Aplicar electroterapia analgésica
  5. Aplicar hielo: en fase aguda de la lesión, se puede aplicar 3-4 veces al díadurante 10 minutos.

Este tratamiento es totalmente compatible con el tratamiento médico (si existiera).

Una vez acabadas las sesiones de fisioterapia, será necesario empezar la actividad de forma progresiva y cumpliendo las medidas de prevención detalladas a continuación.

Para prevenir una recaída, si fuera necesario, el fisioterapeuta podrá realizar un vendaje funcional o “tape” en los primeros entrenamientos después de la lesión.

5 claves para prevenir la periostitis tibial

La prevención de la periostitis tibial consiste en atacar las causas detalladas anteriormente. Para minimizar los riesgos de lesión se recomienda:

  1. Planificar bien los entrenamientos y los descansos
  2. Realizar un buen calentamiento seguido de estiramientos suaves de la zona antes de la actividad deportiva
  3. Controlar todos los factores externos: calzado, terreno, etc
  4. Estirar de forma intensa la musculatura tibial después de la actividad (mantener unos 15-20 segundos cada estiramiento)
  5. Aplicar hielo después de cada entrenamiento o prueba deportiva (10 minutos). Es necesario proteger la piel con un papel o trapo fino.

Es importante saber, que si no se siguen estas indicaciones, la lesión puede hacerse crónica e incluso producir una fractura de tibia por sobrecarga o estrés.

Consulte con su fisioterapeuta el tratamiento que mejor se adapte a su grado de lesión y objetivos personales.

Puede consultarnos en Clinica Zafrilla Servicios Médicos.
Situado en Parque de la Constitución Nº 5 Bajo Yecla (Murcia)
TELÉFONOS (también whatsapp): 651 820 665 // 968 790 891 o email zafrism@teleyecla.com


¿Qué es una tendinitis de Aquiles?
Una tendinitis de Aquiles es una inflamación (irritación e hinchazón) del tendón de Aquiles. El tendón de Aquiles es una tira de tejido ubicada en la parte posterior del pie. Conecta el hueso del talón con los músculos de la pantorrilla.
 
¿Cuáles son los signos y los síntomas de la tendinitis de Aquiles?
La tendinitis de Aquiles causa dolor un poco más arriba del talón y en la parte inferior de la pierna, sobre todo después de correr o de hacer otro tipo de actividades físicas. El dolor empeora cuando se hace ejercicio físico y mejora con el reposo.
 
Las personas con tendinitis de Aquiles también pueden tener:
 
– Rigidez y molestias en el talón, sobre todo por la mañana
hinchazón o nódulos duros en el tendón de Aquiles.
– Sonido similar al crujido o chasquido al mover el tobillo o al presionar el tendón de Aquiles
– Debilidad en la pierna afectada
– Dolor al estirar el pie
– Dolor provocado por la presión del calzado
– Causas de la tendinitis de Aquiles
 
La tendinitis de Aquiles suele ser una lesión por sobrecarga (cuando movimientos que se hacen de forma repetitiva lesionan una parte del cuerpo). También puede ocurrir cuando una persona:
 
– Aumenta de repente el ejercicio físico
– No calienta los músculos de la pantorrilla antes de hacer ejercicio
– Hace ejercicio físico con un calzado desgastado, que no le sujeta bien el pie o de talla incorrecta
– No estira el tendón de Aquiles ni la parte posterior de la pierna después de estar activo físicamente
– Recibe un golpe directo en esa parte del cuerpo
 
¿Quién puede desarrollar una tendinitis de Aquiles?
La tendinitis de Aquiles suele afectar a personas que practican deportes donde se fuerza mucho el talón, como correr, saltar, el tenis, el baloncesto, el patinaje artístico, el esquí y el baile.
 
¿Cómo se diagnostica?
 
Hacen una exploración física al paciente
En algunas ocasiones, los médicos piden pruebas de diagnóstico por la imagen, como radiografías o resonancias magnéticas (RM) (si creen que el tendón de Aquiles podría estar desgarrado o roto).
 
¿Cómo se trata?
– El tratamiento de la tendinitis de Aquiles empieza tomándose un descanso con respecto a la actividad física que ha conducido a esta lesión. Suele estar bien hacer ejercicios que no supongan levantar peso, como la natación o el ciclismo suave en terreno plano, así como actividades de estiramientos tipo yoga. Si una persona con tendinitis de Aquiles no hace reposo, el tendón puede acabar lesionándose más.
 
Es posible que el profesional de la salud que lleva a su hijo recomiende:
 
– Hacer estiramientos del tendón de Aquiles durante 30 segundos seguidos de 3 a 4 veces al día
– Poner hielo o un paquete de frío en el talón cada 1 o 2 horas, durante 15 minutos seguidos. (Colocar una toalla fina o delgada sobre la piel para protegerla del frío).
– Vendar o colocar una cinta adhesiva alrededor del tendón de Aquiles.
– Elevar el pie, colocándolo por encima de la altura del corazón para ayudar a reducir la hinchazón
– Tomar ibuprofeno (Advil, Motrin o la marca genérica de una tienda) para ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón
estirar y fortalecer los músculos mediante fisioterapia o un programa de ejercicio físico en casa
– Llevar una bota ortopédica y usar muletas para mantener inmóvil el tendón
– Usar unas plantillas dentro del calzado (también conocidas como órtesis para el calzado) indicadas por tu profesional de la salud o por una persona con experiencia en ortopedia
colocar protectores acolchados en el tendón de Aquiles si este roza con la superficie del calzado o ir cambiando de calzado
– Fortalecer los músculos que rodean el tendón para no forzar tanto el tendón de Aquiles y para que estos músculos sostengan mejor el tobillo
– Las inyecciones de esteroides en o alrededor del tendón de Aquiles se han asociado a ruptura del tendón, por lo que no se recomiendan.
 
Raramente, una persona puede necesitar operarse el tendón de Aquiles si no remiten sus síntomas después de haber seguido todas las recomendaciones de su médico.
INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665
zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es


A continuación vamos a describir en qué consiste la artrosis, sus tratamientos y algunos consejos de prevención. En Zafrilla Servicios Médicos contamos con un equipo de fisioterapeutas que te pueden ayudar a paliar las molestias típicas de esta enfermedad en periodos iniciales, así como aliviar el dolor en fases agudas y establecer un tratamiento rehabilitador, una vez intervenida la articulación, para recuperara la movilidad y la función. Además, contamos con un profesional especialista en Terapéutica Homeopática y con la Terapia Andulación, ambas muy efectivas en el tratamiento de la inflamación, el dolor y el retraso del avance de la enfermedad.

*DEFINICIÓN DE ARTROSIS:
La artrosis es una enfermedad producida por la degeneración del cartílago articular. A medida que se va perdiendo cartílago, el hueso que está debajo reacciona y se deforma, lo que origina la aparición de dolor, pérdida de movilidad, crujidos y, en algunas ocasiones, derrame articular. Además, algunas personas pueden presenta rigidez y deformidad articular.

*Incidencia:
Es la enfermedad articular más frecuente en España, según los datos de la Sociedad Española de Reumatología, que estima que afecta al 43 por ciento de la población. Esta patología es más frecuente en mujeres, un 52 por ciento frente al 29 por ciento en los hombres.

*TRATAMIENTO:
No existe en la actualidad ningún tratamiento capaz de curar la artrosis. Sin embargo, disponemos, hoy en día, de un importante arsenal de medidas terapéuticas para combatirla. Estas medidas incluyen tanto fármacos, como TRATAMIENTOS FISIOTERÁPICOS Y REHABILITADORES, como en última instancia de intervenciones quirúrgicas. Mediante ellos se consigue evitar o disminuir los síntomas de la artrosis, retrasar su evolución y, en definitiva, mejorar la calidad de vida del paciente con artrosis.

En pacientes intervenidos para realizar una sustitución de articulación (prótesis total o parcial) es muy importante hacer TRATAMIENTO REHABILITADOR tras la intervención, con la finalidad de recuperar la funcionalidad y mejorar la calidad de vida del paciente.

*PREVENCIÓN:
Algunos consejos que nos pueden ayudar a prevenir la artrosis son los siguientes:
• Consumir alimentos saludables:
Es cierto que para el cartílago articular y para la artrosis son beneficiosos minerales como el calcio, sin embargo, no el que procede de la leche animal, a diferencia de lo que se dice, diversos estudios han determinado que el calcio procedente de la leche animal no se absorbe, ni mucho menos, tan eficientemente como lo hace el calcio procedente de las legumbres. Por otro lado, la leche no es el mejor alimento para aportar calcio a nuestros huesos, ya que contribuye a acidificar el metabolismo y a la larga desmineralizar el hueso. Para mejorar la salud de nuestros huesos y articulaciones son mucho más recomendables alimentos como las nueces y la soja. Hoy en día tenemos alternativas mucho más saludables como la leche de soja arroz o avena. Además de esto las legumbres poseen alto contenido en calcio y fósforo, y sobre todo, aporta un calcio que se absorbe más eficazmente que el procedente de la leche, también son importantes los minerales como el potasio y el magnesio muy abundantes en las frutas como el plátano y la banana.

• Bajar de peso (en caso de tener sobrepeso)

• Proteger las articulaciones de una lesión.

• Trate de no sobrecargar una articulación dolorosa en el trabajo o durante las actividades.

• Fortalezca los músculos alrededor de las articulaciones, especialmente las articulaciones que soportan peso (cadera, rodilla o tobillo), realizando ejercicios de bajo impacto.



Es un buen momento para aclarar algunos errores frecuentes que se deben evitar, ya que prolongan los síntomas dolorosos y dan lugar a recuperaciones incompletas que facilitan la recaída.

Por suerte estos errores en el tratamiento de un esguince de tobillo son cada vez menos frecuentes, pero todavía se siguen dando, y me llegan muchas consultas al formulario de contancto relacionadas con este tema, por lo que espero que os sean de utilidad estas aclaraciones.

  • No hacer tratamiento es un error muy frecuente: bien pasar una temporada sin mover el pie, o estar mucho tiempo con dolor, tomando calmantes, poniendo hielo y poco más para aliviarlo. Al tiempo, por fin se pasa el dolor, y ya está, se da el esguince por curado. Incluso si el esguince es muy leve, una actuación así es un error, ya que lo más importante en el esguince es evitar la recaída, por lo que se necesita entrenamiento específico en la zona. Así se garantizará que la musculatura esté fuerte y lista para responder a otros estímulos que puedan lesionar la zona. Por lo tanto, en cualquier caso, recomiendo siempre ir al médico, puesto que un diagnóstico es necesario para poner el mejor tratamiento. Después, si queremos una recuperación completa, con menos riesgo de recaída y de que queden secuelas (dolor, hinchazón…) recomiendo acudir a sesiones de fisioterapia.
  • Otro error bastante frecuente es mantener una inmovilización fija durante demasiado tiempo. Por desgracia sigue ocurriendo que los esguinces leves-moderados se mantengan inmovilizados con una férula de yeso durante 15 días. Ya he escrito en vitónica sobre el tema, así que os invito a leer por qué no se debe inmovilizar con férula fija un esguince de tobillo. En resumen, los motivos son que no tiene una utilidad en la recuperación de la lesión. No ayuda a reducir el edema, la inflamación o el dolor, ya que es frecuente que se mantengan después de los 15 días con férula de yeso.
  •  

Además, mantener la férula aumenta la debilidad de la musculatura, y reduce la información propioceptiva que llega a la articulación. Obliga a caminar cojeando y con muletas o bastones. Todo esto lo que haces debilitar la zona, hacerla más frágil ante estímulos similares a los que provocaron la lesión, por lo que es frecuente la recaída. Puede ser al poco tiempo o a los años, pero ese tobillo queda propenso a sufrir lesiones.

Por lo tanto, un entrenamiento adecuado de tipo propioceptivo, unido a las demás técnicas que explicamos en el tratamiento fisioterápico del esguince de tobillo son la mejor fórmula para asegurarnos de que el esguince se cura rápido, bien y sin tendencia a recaer.

INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665
zafrism@teleyecla.com       
www.clinicayecla.es

 



¿Qué es la Epitrocleitis?
La epitroclea es la prominencia ósea que se encuentra en la parte interna distal del humero (hueso del brazo).

En esta zona es en donde se insertan los tendones de los músculos flexores y pronadores de la muñeca.

Cuando estos tendones se inflaman se produce la condición médica conocida como “ epitrocleitis” o también conocida como “codo de golfista” o «epicondilitis medial”.

La epitrocleitis es una forma de tendinitis también y suele acompañarse de epicondilitis o codo de tenista.

Los músculos que se insertan en la epitroclea son:

Palmar mayor
Palmar menor
Flexor superficial de los dedos
Cubital anterior
Causas
El sobreuso y estrés repetitivo sobre la zona es la causa principal de esta forma de epicondilitis.

Pero para el desarrollo de este mal también intervienen:

Traumatismos
Soportar grandes pesos con el brazo y codo
Trabajar con maquinas como martillos mecánicos o taladros
Realizar movimientos que involucren la flexión del codo con la flexión de la muñeca
Lesiones cervicales
Signos y Síntomas
Prueba de Thompson invertida positiva.
Dolor local en la epitroclea que irradia al antebrazo o parte interna del brazo.
Dolor a la palpación
Dolor y molestia al hacer extender o flexionar la muñeca
Parestesias en la zona del brazo, antebrazo y mano


Tratamiento Fisioterapeutico
Masaje descontracturante de la musculatura epitroclear
Masaje transverso profundo de Ciryax
Masaje transverso profundo de Ciryax

Liberación miofascial
Compresión isquemica para puntos gatillo
TENS
Ultrasonido
Láser
Microcorrientes
Estiramientos terapéuticos de la musculatura flexora (como muestra la imagen)
Crioterapia
Agentes Físicos

INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665
zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es


tendinitis-rotulinana-sevilla.jpg

La rodilla de saltador, también conocida como tendinitis rotuliana o tendinopatía rotuliana, es una inflamación o lesión del tendón rotuliano, un tejido similar a una cuerda que une la rótula a la tibia (hueso de la espinilla). La rodilla de saltador es una lesión por sobrecarga (movimientos repetidos que causan irritación o daño en los tejidos en determinada zona del cuerpo).
 
Saltar, caer y cambiar de dirección de manera constante pueden provocar torceduras, desgarros y daño en el tendón rotuliano. Por lo tanto, los niños que regularmente practican deportes que implican saltar mucho todo el tiempo, como atletismo (en particular, salto en alto), baloncesto, voleibol, gimnasia, jogging y fútbol, pueden ejercer mucha presión en las rodillas.
 
La rodilla de saltador puede parecer una lesión menor que no es realmente grave. Por este motivo, muchos atletas siguen entrenando y compitiendo, y suelen ignorar la lesión o intentan tratarla por su cuenta. Sin embargo, es importante saber que la rodilla de saltador es una afección grave que puede empeorar con el tiempo y, a la larga, requerir cirugía. La atención y el tratamiento médicos tempranos pueden ayudar a prevenir el daño continuo en la rodilla.
 
Acerca de la rodilla de saltador
Cuando se extiende la rodilla, el cuádriceps tira del tendón del cuádriceps, que a su vez tira de la rótula. Luego, la rótula tira del tendón rotuliano y la tibia, y permite que la rodilla se enderece. Al flexionar la rodilla, en cambio, los músculos de la corva tiran de la tibia, y esto hace que la rodilla se flexione.
 
En la rodilla de saltador, el tendón rotuliano está dañado. Dado que este tendón es fundamental para enderezar la rodilla, el daño en él hace que la rótula pierda el soporte o el sostén. Esto causa dolor y debilidad en la rodilla, y dificulta el enderezamiento de la pierna.
 
La rodilla de saltador
 
Síntomas
Algunos de los síntomas frecuentes de la rodilla de saltador son los siguientes:
 
– Dolor directamente sobre el tendón rotuliano (o, más específicamente, debajo de la rótula)
– Rigidez en la rodilla, en particular al saltar, arrodillarse, agacharse, sentarse o subir las escaleras
– Dolor al flexionar la rodilla
– Dolor en el cuádriceps
– Debilidad en la pierna o la pantorrilla
 
Algunos de los síntomas menos frecuentes son los siguientes:
 
– Problemas de equilibrio
– Aumento de la temperatura, sensibilidad excesiva o hinchazón alrededor de la parte inferior de la rodilla
 
Tratamiento
La rodilla de saltador primero se evalúa mediante un sistema de calificación que mide el grado de la lesión (las calificaciones van del 1 al 5; 1 significa dolor solo después de realizar una actividad intensa y 5 significa dolor constante todos los días e imposibilidad para realizar actividades deportivas).
 
Al examinar la rodilla, el médico o profesional médico le solicitará al paciente que corra, salte, se arrodille o se agache para determinar el nivel de dolor. Además, es posible que recomiende una radiografía o una imagen por resonancia magnética (IRM). Según el grado de la lesión, el tratamiento puede consistir solo en reposo y bolsas de hielo o incluso cirugía.
 
Para la rodilla de saltador leve a moderada, el tratamiento incluye:
 
– Interrupción de las actividades o adaptación a un régimen de entrenamiento que reduzca en gran medida los saltos o los impactos.
– Colocación de hielo en la rodilla para aliviar el dolor y la inflamación.
– Uso de una banda o sostén para rodilla (que se denomina banda infrarrotuliana o banda Chopat) para ayudar a dar sostén a la rodilla y la rótula. La banda se usa por encima del tendón rotuliano, justo debajo de la rótula. Una banda o sostén para rodilla puede ayudar a minimizar el dolor y a aliviar la presión en el tendón rotuliano.
– Elevación de la rodilla cuando el paciente sienta dolor (por ejemplo, colocando una almohada debajo de la pierna).
Medicamentos antiinflamatorios, como ibuprofeno, para minimizar el dolor y la hinchazón.
– Masoterapia (masajes).
– Ejercicios de mínimo impacto para ayudar a fortalecer la rodilla.
– Programas de rehabilitación que incluyan fortalecimiento muscular, centrados en los grupos musculares que soportan el peso, como el cuádriceps y los músculos de la pantorrilla.
– Inyecciones especializadas para desensibilizar las terminaciones nerviosas y reducir la inflamación.
– En raras ocasiones, por ejemplo, cuando hay dolor persistente o el tendón rotuliano está gravemente dañado, la rodilla de saltador requiere cirugía. La cirugía incluye la extracción de la parte dañada del tendón rotuliano, la extracción del tejido inflamatorio de la zona inferior (o polo inferior) de la rótula o la realización de pequeños cortes en los costados del tendón rotuliano para aliviar la presión de la zona media.
 
Después de la cirugía, se debe seguir un programa de rehabilitación que incluye ejercicios de fortalecimiento y masajes por un período de varios meses a un año.
 
Recuperación
La recuperación de la rodilla de saltador puede llevar de unas semanas a varios meses. Lo ideal es no hacer deportes o actividades que puedan agravar la rodilla y empeorar las afecciones.
 
Sin embargo, la recuperación no implica que el paciente no pueda realizar ningún deporte ni ninguna actividad. Según el grado de la lesión, se pueden practicar deportes o actividades de bajo impacto (por ejemplo, nadar en lugar de correr). Su médico le informará qué deportes y actividades no están permitidos durante el proceso de curación.
 
Prevención de la rodilla de saltador
El factor más importante para la prevención de la rodilla de saltador es el estiramiento de los músculos. Un buen régimen de calentamiento que incluya el estiramiento del cuádriceps, los músculos de la corva y los de la pantorrilla puede ayudar a prevenir la rodilla de saltador. Siempre es conveniente estirar los músculos también después de los ejercicios.
INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665
zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es

Clinica Zafrilla Yecla

En Clínica Zafrilla Servicios Médicos nuestro objetivo ha sido y es utilizar todos nuestros conocimientos para conseguir el bienestar físico y mental de todos nuestros pacientes.

Clinica zafrilla. Todos los derechos reservados