diciembre 17, 2018 ActualidadFisioterapia

DEPORTE Y PERSONAS MAYORES, ELIGE EL QUE MEJOR SE ADAPTE A TUS GUSTOS.

 

Cuando hablamos de deporte, normalmente pensamos en un hombre o una mujer joven, sin embargo, la actividad física es necesaria en todas las etapas de nuestra vida, también en la madurez. El único secreto para mantenerse activo consiste en adaptar la práctica deportiva que elijamos a nuestras necesidades de cada momento, de esta forma, los beneficios nos acompañarán durante toda la vida.

Está demostrado que los mayores que practican deporte se alimentan mejor, desarrollan una mayor autoestima y, en definitiva, gozan de mejor estado de salud tanto física como psíquica. Algunos de los beneficios de la actividad deportiva en personas mayores son:

El ejercicio, sobre todo el cardiovascular, incrementa la esperanza de vida y reduce los riesgos de enfermedades crónicas, muy frecuentes en personas de edad avanzada.
La práctica física mejora la musculatura y densidad ósea. Quienes realizan ejercicio sufren menos problemas articulares y tienen un riesgo menor de osteoporosis o pérdida de masa ósea.
Los efectos del deporte no solo afectan a nuestro físico, sino también, y de forma muy notable, a nuestra mente. Así, la práctica de ejercicio es muy beneficiosa para nuestra autoestima, las funciones cognitivas, reducir el riesgo de depresión o estrés y favorecer un sueño reparador y unas relaciones sociales fructíferas.
Hacer ejercicio se relaciona además con unos hábitos dietéticos saludables. Está comprobado que las personas que realizan algún tipo de deporte se alimentan de forma más equilibrada que las que siguen una vida sedentaria.
La actividad física debe adaptarse, lógicamente, a cada etapa de la vida. En el caso de las personas mayores, una práctica regular, de tres o cuatro veces por semana, y un ejercicio moderado de entre 20 minutos y media hora son más que suficientes. Eso sí, es importante a la hora de elegir tu deporte que evites aquellos que tienen más impacto en las articulaciones.

Caminar, tan sencillo como beneficioso

Muchas veces buscamos excusas para no realizar ninguna actividad física. Sin embargo, existen prácticas que están al alcance de todos o casi todos. Caminar es una de ellas y uno de los mejores ejercicios para las personas de edad avanzada. Todo son beneficios. No conlleva costes, no hace falta pagar un gimnasio, combate el sedentarismo y el riesgo de lesión es mínimo. Tres o cuatro días por semana, a buen ritmo y durante 40 minutos, son más que suficientes para que comiences a experimentar sus resultados. Puedes caminar solo o acompañado, incluso salir a la montaña y practicar senderismo con amigos. Al mismo tiempo que tus huesos te lo agradecerán, tendrás ocasión de hacer nuevas amistades.

DEPORTE Y PERSONAS MAYORES, ELIGE EL QUE MEJOR SE ADAPTE A TUS GUSTOS.

Montar en bicicleta, seguro que todavía te acuerdas

Todos hemos montado en bicicleta de pequeños pero, por alguna extraña razón, tendemos a olvidarnos de este medio de transporte a medida que cumplimos años. El ciclismo es uno de los mejores ejercicios para las personas mayores. Puedes hacerlo al aire libre o con bicicleta estática. Mejorará tu resistencia física, fortalecerá tus articulaciones y músculos y reducirás el riesgo de fracturas.

Igual no lo sabes, pero bailar también puede ser un deporte

El baile aúna lo mejor de dos mundos. Beneficios físicos pero también mentales. Es una práctica ideal para mantener o perder peso, mejorar el equilibrio y ganar agilidad. Además, quienes lo practican notan cómo mejora su concentración y memoria y, en definitiva, su bienestar y armonía. Si te gusta bailar, este es sin duda tu deporte.

Natación, tu cuerpo no pesa en el agua

Los ejercicios en el agua, ya sea natación o aquafitness, son ideales para las personas de edad madura. El cuerpo en el agua pesa menos y nos podemos mover mejor y sin que nuestras articulaciones sufran.

Yoga, pilates o taichí, suaves pero muy eficaces

Son los deportes estrella para las personas mayores. El yoga, el pilates o el taichí aportan beneficios tanto en el cuerpo como en la mente. Físicamente, te ayudarán a mejorar en resistencia, flexibilidad, postura, energía y, en definitiva, en salud. Mentalmente, ganarás en concentración, estabilidad emocional, autoconocimiento, paz y, en resumen, en armonía.

¿Y si el golf fuese tu deporte?

Quienes comienzan a practicar el golf en la infancia no lo dejan nunca. A diferencia de otros deportes, el golf te puede acompañar en las distintas etapas de tu vida. En todas ellas, te aportará una sensación de bienestar. El golf regula la presión arterial y ayuda a mantener el colesterol bajo control, tonifica las articulaciones y contribuye a mejorar el equilibrio y la coordinación.

Ahora que tienes todas estas opciones es el momento de elegir. ¿Cuál es tu deporte?

En Zafrilla Servicios Médicos nuestro especialista en podología Eduardo Zafrilla Disla le puede tratar todas las patologías anteriormente nombradas, con la mayor delicadeza y experiencia. No dude en pedir cita.
INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665
zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es



octubre 29, 2018 FisioterapiaSalud

¿QUÉ HA OCURRIDO?

Su cadera ha sido sustituida por una artificial. Ya sea por una fractura o por desgaste natural, el dolor y la disminución de movilidad, le impedían moverse libremente y llevar una vida normal. Por ello se ha colocado un prótesis y después de la operación deberá seguir una serie de indicaciones para que no haya complicaciones.
¿QUÉ DEBO EVITAR?

1. EVITE CRUZAR LAS PIERNAS
Es el gesto que más luxaciones provoca en los días posteriores a la cirugía. Para evitar que la prótesis se luxe, durante las primeras semanas o primeros meses se debe evitar que el paciente cruce las piernas, tanto estando sentado como tumbado.

2. EVITE SENTARSE EN SILLAS BAJAS
Evitar sentarse en sillas bajas durante las primeras semanas, las rodillas nunca deben quedar por encima de la cadera. Para ello siempre se deben utilizar sillas altas o colocar un cojín debajo del culo de manera que la cadera quede lo más alta posible.

3. EVITE INCLINARSE HACIA ADELANTE
No debe flexionar el tronco hacia adelante, evite flexionar el tronco como en la foto para recoger objetos del suelo, o inclinarse hacia adelante para atarse los cordones de los zapatos. Al hacerlo provocamos una flexión de cadera excesiva por encima de los 90º y es fácil que la prótesis se luxe.

4. EVITE ROTACIONES DE CADERA
Al girar, debe hacerlo en bloque, es decir, girar todo el cuerpo a la vez, “como un robot”. NO debe girar haciendo pivote, es decir, girar las piernas y dejar el tronco fijo, o al contrario, girar el tronco dejando las piernas fijas en el suelo. Para que todo el mundo lo entienda, no se deben hacer giros sobre sus pies sino ir girando poco a poco todo el cuerpo a la vez.


¿QUÉ DEBO HACER?
 

1. DORMIR BOCA ARRIBA
Durante las primeras semanas deberá dormir boca arriba y evitar cualquier postura de lado para evitar el riesgo de luxación. En situaciones normales, la postura de lado es la mejor para dormir, pero en este caso se debe evitar, ya que en esta posición es muy difícil controlar la pierna y es fácil que acabe cruzándola o realizando algún movimiento brusco. Se puede colocar un cojín entre las piernas como indica la imagen para evitar que las piernas se crucen.

2. SENTARSE Y LEVANTARSE CON MUCHO CUIDADO
Tanto en el momento de sentarse como al levantarse, la pierna operada debe estar estirada, a continuación explico cada uno de los movimientos:

SENTARSE: de espaldas cerca de la silla, de unos pasitos hacia atrás hasta notar la silla detrás de sus rodillas. Una vez colocado, estire la pierna operada hacia adelante y apoye las manos en el reposabrazos de la silla. Con un movimiento suave, incline el cuerpo hacia adelante ligeramente y vaya bajando ayudándose de los brazos y con la pierna operada estirada hasta que quede sentado.

LEVANTARSE: en primer lugar estire hacia adelante la pierna operada, apoye las manos en el reposabrazos para ayudarse. Leve el peso del cuerpo sobre la pierna sana y tomando impulso levántese manteniendo la pierna operada estirada en todo momento y cargando el peso en la pierna sana y los brazos.

3. ELEVAR EL ASEO O WC

En ocasiones nos encontramos con que el aseo es demasiado bajo y al sentarnos, las rodillas quedan por encima de la cadera. Ocurre lo mismo que con las sillas, debemos evitar esta posición. Para ello se debe colocar durante las primeras semanas un supletorio para que el lavabo quede más elevado. Este dispositivo se puede adquirir en cualquier ortopedia.

4. SUBIR Y BAJAR ESCALERAS
Cuando el fisioterapeuta que dirige su recuperación crea que ya está preparado para ello, le explicará cómo debe subir y bajar las escaleras, ya que la secuencia a seguir es muy importante.
SUBIR:
1. PIERNA SANA PRIMERO.
2. PIERNA OPERADA.
3. POR ÚLTIMO SUBIMOS EL BASTÓN O BASTONES.

BAJAR:
1. BAJAMOS EL BASTÓN O BASTONES AL SIGUIENTE ESCALÓN.
2. PIERNA OPERADA PRIMERO.
3. PIERNA SANA.

¿ CUÁNDO Y CÓMO CAMINAR?
El fisioterapeuta encargado de su recuperación le enseñará a caminar correctamente, ya sea con un caminador, con dos muletas al principio o con una más adelante. Lo habitual es que a los 2 o 3 días posteriores a la operación se pueda volver a caminar, en cualquier caso, se médico y el fisioterpeuta se lo indicarán, ya que cada caso es diferente. Conviene recordar algunas reglas básicas:

1. Si solo llevamos un bastón o muleta, SIEMPRE se colocará en el lado CONTRARIOa la pierna operada, tanto para caminar como para subir y bajar escaleras.
2. Al empezar a caminar, el primer paso SIEMPRE se dará con la pierna OPERADA, ya que de esta forma, la pierna sana es la que aguanta todo el peso del cuerpo mientras damos el paso, después avanzará la pierna sana.

Por supuesto, todas estas medidas y consejos son útiles y se llevarán a cabo durante las primeras semanas o primeros meses después de la intervención, para evitar la luxación de la prótesis mientras se lleva a cabo la recuperación.

EJERCICIOS SENCILLOS
A continuación os propongo una serie de ejercicios sencillos para hacerlos en casa de forma individual las primeras semanas después de la intervención. El objetivo es empezar a movilizar la extremidad y empezar a recuperar la fuerza muscular. El fisioterapeuta se encargará de realizar sesiones de ejercicios de potenciación muscular, equilibrio y propiocepción.
1. Dibujar círculos con el pie ayudará a empezar a activar la musculatura de la pierna. También se pueden “escribir” con el dedo gordo del pie las letras del abecedario, es más entretenido y se realizan todos los movimientos por las diferentes formas de las letras.
2. Flexión plantar-flexión dorsal del pie.
3. Flexión de rodilla arrastrando el tobillo.
4. Extensión de rodilla.
5. Isométricos de cuádriceps. “Apretar con la rodilla la toalla contra la cama”. Extensión de rodilla.
Puede consultarnos en Clinica Zafrilla Servicios Médicos.
Situado en Parque de la Constitución Nº 5 Bajo Yecla (Murcia)
TELÉFONOS (también whatsapp): 651 820 665 // 968 790 891 o email zafrism@teleyecla.com


octubre 22, 2018 DeporteFisioterapiaSalud

Tras realizar una historia clínica y exploración física completa, su fisioterapeuta realizará un plan de tratamiento adaptado a usted.

Tratamiento sin cirugía

Si su evaluación confirma una etapa temprana de STC, se recomienda realizar un tratamiento conservador. La fisioterapia puede ayudarle a volver a sus actividades normales reduciendo los síntomas.

Según el estado de su lesión, el fisioterapeuta elegirá las diferentes técnicas manuales y/o instrumentales. El tratamiento de fisioterapia debe estar asociado a un reposo relativo de la articulación (para no agravar la lesión) y a medidas de prevención (para evitar que vuelva a ocurrir). En muchas ocasiones, se pueden prescribir férulas de descanso para la muñeca.

En la primera fase del tratamiento, los principales objetivos son disminuir la inflamación y el dolor que ocasiona el síndrome del túnel carpiano. Para ello, se utilizan diversas técnicas:

  • Electroterapia analgésica. Las corrientes analgésicas sirven para aliviar el dolor.
  • Ultrasonidos. Los ultrasonidos pueden aplicarse por sus efectos antiinflamatorios.
  • Crioterapia. La aplicación de hielo durante 10 minutos, 2 o 3 veces al día, ayuda a reducir la inflamación y el dolor.

Además, el fisioterapeuta puede realizar masoterapia y estiramientos pasivos. Esto ayudará a relajar y dar flexibilidad a los tendones y musculatura flexora de la muñeca. En muchas ocasiones, cuando la inflamación de los tendones disminuye, la presión sobre el nervio mediano y el dolor desaparecen.

En una segunda fase del tratamiento, cuando el dolor haya remitido, su fisioterapeuta le enseñará a realizar estiramientos activos. Estos estiramientos deben realizarse regularmente (sobre todo tras la actividad laboral) para evitar recaídas. Además, es aconsejable la aplicación de hielo durante 10 minutos, 2 o 3 veces al día.

En el caso de que tuviera una debilidad muscular a causa de la lesión, su fisioterapeuta le dará un plan de ejercicios para aumentar la fuerza muscular de la muñeca.

Tratamiento después de la cirugía

Si los síntomas son graves, seguramente necesitará cirugía. La fisioterapia es importante tras la cirugía para ayudar a restablecer la fuerza muscular de la muñeca y enseñarle a modificar los hábitos que pudieron provocarle la lesión. El tratamiento de fisioterapia puede incluir:

  • Ejercicios para mejorar la fuerza de los músculos de la muñeca/mano y mejorar la función
  • Movilizaciones pasivas para mejorar la movilidad de la muñeca
  • Tratamiento de las cicatrices para mantener la piel suave y flexible
  • Educación con respecto a la postura y posición adecuada de la muñeca para evitar la compresión del túnel carpiano en las actividades del hogar y ocio
  • Adaptación del lugar de trabajo para optimizar las posturas y posiciones.

¿Puede prevenirse el Síndrome del Túnel Carpiano?

No existen estrategias probadas para prevenir el síndrome del túnel carpiano, pero hay varias formas de minimizar el estrés de las manos y las muñecas. Los siguientes consejos le ayudarán a reducir ese estrés:

  1. Realice pequeños descansos. Cuando haga actividades repetitivas con sus manos, intente descansar un poco o alternarlo con otra actividad.
  2. Realice los ejercicios y estiramientos que su fisioterapeuta le ha enseñado, sobre todo después de su jornada laboral.
  3. Controle la fuerza que realiza con las manos. En muchos casos, las personas usamos más fuerza de la necesaria para realizar las actividades de la vida diaria.
  4. Adapte su puesto de trabajo. Si trabaja con el ordenador, su muñeca debe estar en posición neutra para evitar lesiones. Mantenga una buena postura y regule la altura de tu silla.  

Puede consultarnos en Clinica Zafrilla Servicios Médicos.
Situado en Parque de la Constitución Nº 5 Bajo Yecla (Murcia)
TELÉFONOS (también whatsapp): 651 820 665 // 968 790 891 o email zafrism@teleyecla.com


El síndrome del túnel carpiano (STC) es una neuropatía (lesión de un nervio periférico) que se produce por la compresión del nervio mediano a su paso por el túnel carpiano. El STC es una lesión común de la muñeca y de la mano que puede afectar el uso de todo el brazo. Afecta al 1-3% de la población general.

El túnel carpiano es un canal estrecho en el lado palmar de la muñeca. El túnel protege el nervio mediano y los tendones que flexionan los dedos. La compresión del nervio produce entumecimiento, dolor y a veces debilidad de la mano, muy característico del síndrome del túnel carpiano.

 síndrome del túnel carpiano (STC) - Fisioterapia - Fisioterapeuta

Las posiciones extremas de la muñeca, así como un gran uso de los dedos, sobre todo con mucha fuerza o vibración pueden ocasionar un STC.

Afortunadamente, la mayoría de las personas que sufren el síndrome del túnel carpiano pueden aliviar el dolor, el entumecimiento y restablecer la función normal de la mano y de la muñeca con un tratamiento adecuado de fisioterapia.

¿Cuáles son las causas del Síndrome del Túnel Carpiano?

El síndrome del túnel carpiano ocurre como resultado de la compresión del nervio mediano. El nervio da sensibilidad a la parte palmar del pulgar y los dedos, con excepción del meñique. También proporciona las señales nerviosas necesarias para mover los dedos (función motora). En general, cualquier cosa que irrite o comprima el nervio mediano en el espacio del túnel carpiano puede ocasionar el STC.

En la mayoría de los casos, esta lesión está relacionada con los movimientos repetitivos de la muñeca y la actividad laboral del paciente. Los trabajos que requieren el uso de herramientas, los trabajos en líneas de montaje o el uso excesivo del teclado del ordenador pueden asociarse con un STC. También algunos deportes de raqueta o tocar algún instrumento puede ocasionar esta lesión. Otros factores que pueden ocasionar un STC son:

  • La inflamación y el hinchazón de los tendones de la muñeca
  • Las lesiones en la muñeca (torceduras, esguinces, luxaciones, fracturas)
  • Los cambios hormonales o metabólicos (embarazo, menopausia, el desequilibrio de la tiroides)
  • La retención de líquidos (por ejemplo, durante el embarazo)
  • La diabetes
  • Uso de ciertos medicamentos (por ejemplo, los esteroides)
  • La artritis degenerativa y la artritis reumatoide

Signos y Síntomas del Síndrome del Túnel Carpiano

El síndrome del túnel carpiano suele aparecer progresivamente con un ligero dolor en la muñeca que puede extenderse a la mano o al antebrazo. Los síntomas más comunes del síndrome del túnel carpiano son:

  • Hormigueo o entumecimiento en los dedos o mano, especialmente en el pulgar y el índice, también en el dedo medio y anular pero no en el meñique. Esta sensación ocurre a menudo al despertarnos, cuando se coge el volante o se sostiene el teléfono. A medida que la lesión progresa, el entumecimiento puede ser constante.
  • Dolor irradiado o extendido desde la muñeca hacia su brazo y hombro, y desde la muñeca hacia la palma de la mano y dedos, especialmente después de un movimiento repetitivo o forzoso.
  • Sensación de debilidad en la mano y tendencia a que se le caigan los objetos.

En el 50% de los pacientes con síndrome del túnel carpiano, la lesión es bilateral. Si los síntomas no son tratados, pueden aparecer lesiones a nivel nervioso y muscular.

¿Cómo se diagnostica el Síndrome del Túnel Carpiano?

Los síntomas del STC se reconocen fácilmente. Su fisioterapeuta junto con su médico le realizarán varias pruebas para identificar esta lesión y descartar otras.

  • Historia clínica. El patrón de los síntomas y signos puede dar una idea de la causa.
  • Exploración física. Es necesario testear la sensibilidad de los dedos y la fuerza muscular, ya que pueden estar afectados. También es aconsejable explorar otras áreas como el brazo, hombro y la región cervical para descartar otras patologías.
  • Signo de Tinel: consiste en realizar una extensión de muñeca al paciente y golpear ligeramente o presionar sobre el túnel carpiano. Si el dolor aparece, el test es positivo.
  • Test de Phalen: el paciente tiene que juntar sus manos por la parte dorsal y forzar la flexión de la muñeca durante 1 minuto. Si los síntomas aparecen, el test es positivo.
  • Radiografía. Se puede realizar para descartar fracturas o luxaciones en la muñeca.
  • Electromiografía. Esta prueba mide las pequeñas descargas eléctricas producidas en los músculos. Los instrumentos registran la actividad eléctrica de los músculos en reposo y en contracción. Esta prueba puede determinar si ha habido alguna lesión a nivel muscular.
  • Estudio de la conducción nerviosa. En una variación de la electromiografía y se mide la actividad eléctrica del nervio. Sirve para descartar otras lesiones nerviosas. 
    Puede consultarnos en Clinica Zafrilla Servicios Médicos.
    Situado en Parque de la Constitución Nº 5 Bajo Yecla (Murcia)
    TELÉFONOS (también whatsapp): 651 820 665 // 968 790 891 o email zafrism@teleyecla.com


octubre 8, 2018 DeporteFisioterapiaSalud

La periostitis tibial o síndrome del corredor de fondo es una inflamación del periostio tibial. El periostio es la capa que envuelve los huesos. En esta capa se encuentran los vasos sanguíneos y nervios. Además, sirve como anclaje de los tendones y ligamentos al hueso. La continua tracción de los músculos sobre esta capa provoca su inflamación (periostitis).

La periostitis tibial se caracteriza por una inflamación dolor en la cara anterior e interna de la tibia que mejora con el reposo. Puede aparecer una sensación de quemazón. Su palpación es en ocasiones muy molesta.

¿Cuáles son las causas de la Periostitis Tibial?

Las principales causas de esta lesión suelen ser el exceso de entrenamiento,poco descanso y la falta de estiramiento de la musculatura. Otras causas pueden ser:

  1. Mala técnica: una mala técnica al correr o un apoyo inadecuado pueden provocar una excesiva tracción del periostio. Es común entre los corredores novatos o con poca experiencia.
  2. El terreno: las superficies muy duras como el asfalto, los terrenos muy irregulares y las cuestas favorecen la aparición de la periostitis tibial.
  3. Mal calzado: las zapatillas demasiado duras o con poca amortiguación, y las zapatillas muy desgastadas pueden provocar esta lesión.
  4. Causa anatómica: algunas alteraciones como los pies planos, las extremidades inferiores de diferente longitud, la rotación interna de cadera y la hiperpronación del tobillo pueden influir en la aparición de esta lesión. En estos casos, será necesario una corrección ortopédica (plantillas adaptadas) mediante un estudio de la marcha por parte de un fisioterapeuta especializado y/o podólogo.

¿Cómo puede ayudarle su fisioterapeuta?

El tratamiento de fisioterapia y las medidas de prevención son los pilares del tratamiento de la periostitis tibial. Es importante parar la actividad deportivadurante 48-72 horas (dependiendo del grado de lesión) para que el tratamiento sea eficaz.

El tratamiento de fisioterapia consiste en eliminar la inflamación y el dolor del deportista. Para ello, el fisioterapeuta puede:

  1. Realizar estiramientos pasivos de la musculatura
  2. Aplicar ultrasonidos en la zona afectada
  3. Realizar masajes de descarga en la musculatura según tolerancia al dolor
  4. Aplicar electroterapia analgésica
  5. Aplicar hielo: en fase aguda de la lesión, se puede aplicar 3-4 veces al díadurante 10 minutos.

Este tratamiento es totalmente compatible con el tratamiento médico (si existiera).

Una vez acabadas las sesiones de fisioterapia, será necesario empezar la actividad de forma progresiva y cumpliendo las medidas de prevención detalladas a continuación.

Para prevenir una recaída, si fuera necesario, el fisioterapeuta podrá realizar un vendaje funcional o “tape” en los primeros entrenamientos después de la lesión.

5 claves para prevenir la periostitis tibial

La prevención de la periostitis tibial consiste en atacar las causas detalladas anteriormente. Para minimizar los riesgos de lesión se recomienda:

  1. Planificar bien los entrenamientos y los descansos
  2. Realizar un buen calentamiento seguido de estiramientos suaves de la zona antes de la actividad deportiva
  3. Controlar todos los factores externos: calzado, terreno, etc
  4. Estirar de forma intensa la musculatura tibial después de la actividad (mantener unos 15-20 segundos cada estiramiento)
  5. Aplicar hielo después de cada entrenamiento o prueba deportiva (10 minutos). Es necesario proteger la piel con un papel o trapo fino.

Es importante saber, que si no se siguen estas indicaciones, la lesión puede hacerse crónica e incluso producir una fractura de tibia por sobrecarga o estrés.

Consulte con su fisioterapeuta el tratamiento que mejor se adapte a su grado de lesión y objetivos personales.

Puede consultarnos en Clinica Zafrilla Servicios Médicos.
Situado en Parque de la Constitución Nº 5 Bajo Yecla (Murcia)
TELÉFONOS (también whatsapp): 651 820 665 // 968 790 891 o email zafrism@teleyecla.com


septiembre 17, 2018 Fisioterapia

Existen muchos tipos de cáncer y, por desgracia, afecta a gran parte de la población, tanto hombres, mujeres, adultos, niños… Por suerte tenemos medidas precoces de detección y tratamiento, lo cual lo convierte, en muchos casos, en una enfermedad crónica.

Tenemos conocimientos sobre cómo los tratamientos puede ayudar a tratar el cáncer, pero vamos a centrarnos en cómo la fisioterapia y la actividad física adaptada pueden ayudar a los enfermos de cáncer, en cualquiera de las fases de tratamiento:

Desde el ámbito de la prevención

El cáncer aparece por una combinación de factores que implican la carga genética, los hábitos (alimentación, vida activa o sedentaria, hábitos tóxicos…) y el medio ambiente (contaminación, ambiente de trabajo…).

Habrá elementos sobre los que hay poco o nulo margen de actuación (herencia genética, o la contaminación del lugar en que se vive), pero desde la prevención se pueden tomar medidas para reducir el riesgo de sufrir cáncer.

Los fisioterapeutas trabajan realizando promoción de hábitos saludables, por lo que una de las labores es detectar esos hábitos tóxicos o sedentarios y dar pautas y consejos para superarlos, tanto a nivel individual (sus pacientes, entorno cercano…) como en público (charlas de difusión). Así se pueden dar consejos de vida activa y derivar a las personas a los profesionales que les puedan ayudar a mejorar esos hábitos para hacerlos más eficaces para mejorar su calidad de vida.

Recordemos que hábitos tóxicos como tabaquismo, alcoholismo o mala alimentación están directamente relacionados con la aparición de ciertos tipos de cáncer.

Además, sabemos que el sedentarismo también es negativo. Las personas que hacen ejercicio tienen uno 40-50% menos de probabilidades de sufrir cáncer de cólon. En el caso de las mujeres, las que no hacen ejercicio tienen un 71% de sufrir cáncer de mama.

Por lo tanto, la vida activa y la práctica de ejercicio no son simples consejos saludables. El ejercicio realizado de forma habitual es una potente tratamiento que actúa de forma preventiva contra diversos tipos de cáncer, pues hay otros además de los mencionados.

Tratamiento fisioterápico en procesos oncológicos

  • En la fase de tratamiento (con quimio o radioterapia), el fisioterapeuta puede realizar un programa de ejercicio físico adaptado a las condiciones de la persona.El objetivo del ejercicio en esa dase tan delicada es porque ayuda a tratar problemas como la fatiga inducida por cáncer (presente en el 90% de los afectados de cáncer) y también en problemas cognitivos asociados en la fase de quimioterapia, en los que el ejercicio también resulta útil.
  • En el cáncer de mama, si se realiza operación quirúrgica, la fisioterapia realizada de forma precoz resulta eficaz para prevenir la aparición de linfedema, una aparición frecuente. De llegar a producirse el linfedema, la tendencia a desaparecer es muy baja, por lo que es necesaria la fisioterapia precoz para asegurar los mejores resultados. Puede que aun así aparezca linfedema, pero lo hará de manera más leve que si no se realiza tratamiento. Ejercicios de fuerza son sefuros y adecuados para este tipo de pacientes. Ayudan a reducir el dolor y mejorar la movilidad.
    Ejercicio Mayores
  • Terapia manual y técnicas contra el dolor son útiles para proporcionar bienestar y mejorar las capacidades de estas personas.
  • La fisioterapia respiratoria también ayuda a mejorar la capacidad para realizar esfuerzo de los pacientes con cáncer. Tanto para tratar la debilidad y fatiga, como para ayudar en la recuperación en caso de cirugía, que puede afectar a la capacidad respiratoria (por la propia operación, por el tiempo de encame, etc.).
  • No existe una contraindicación categórica a realizar fisioterapia o ejercicio si se padece un cáncer y se está en tratamiento, o si ya se ha tratado. Las contraindicaciones serán relativas, dependiendo del caso y la circunstancia. Siempre hay posibilidad de adaptar las técnicas y los ejercicios para que sean adecuados para cada paciente para que sean beneficiosos en su lucha contra el cáncer.

En el caso del cáncer, múltiples profesionales de distintos ámbitos pueden tratar a un mismo sujeto. El trabajo coordinado de los profesionales ayudará a que el tratamiento sea más efectivo.

La fisioterapia es una herramienta útil en las diferentes fases de la enfermedad, por lo que debe conocerse su potencial y tener en cuenta los beneficios.

Fuente: Grupo CUIDATE.

INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665
zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es



septiembre 3, 2018 Curiosidades.Fisioterapia

La importancia del psoas

En lo más profundo de nuestro cuerpo se encuentra el psoas, un pequeño músculo que conecta la parte superior e inferior del cuerpo. Aprender a relajarlo, por lo tanto, ayuda a ganar una mayor estabilidad.

El cuerpo presenta una serie de capas o niveles: primero la piel, luego los músculos, después los órganos y, finalmente, el esqueleto. Sin embargo, hay algunas excepciones. Por ejemplo, las costillas y el cráneo: unos huesos que cubren y protegen órganos, en vez de ser su soporte central. El psoas es una excepción similar: es un músculo que se encuentra en lo más profundo del centro mismo del cuerpo humano, entre los intestinos y la columna vertebral.

Este músculo actúa como una especie de puente colgante entre el tronco y las piernas, transfiriendo el peso de arriba abajo y transmitiendo flujos energéticos en ambas direcciones. Al mismo tiempo, un psoas sano realiza una función de estabilización de la columna vertebral.

Por otro lado, el psoas también actúa como soporte interno del abdomen, una especie de “repisa” en diagonal sobre la que se asientan los órganos vitales de esta zona. Este músculo interno, además, actúa en armonía con el diafragma, vinculando los ritmos del movimiento del cuerpo con los ritmos respiratorios, y entre ambos realizan un continuo masaje sobre la columna vertebral, los órganos, los vasos sanguíneos y los nervios del tronco, estimulando el movimiento de los fluidos por todo el cuerpo, a modo de bomba hidráulica.

Sentirse centrado

El psoas es, pues, el eje físico de un cuerpo equilibrado y estable. Es un músculo vital en todo movimiento que implique equilibrio, rotación del tronco y de las piernas y en definitiva, cualquier movimiento general del cuerpo. Por eso, los movimientos inadecuados y las malas posturas tienden a forzar el funcionamiento del psoas, por ejemplo en una actividad motora aparentemente tan sencilla como caminar. Muchos de nosotros pensamos erróneamente que el movimiento de las piernas empiezan en la cintura, es decir, que el tronco acaba donde empieza la cadera. Sin embargo, estructuralmente las piernas empiezan en las articulaciones del fémur con la cadera, y para que el cuerpo mantenga un equilibrio armónico es necesario que la pelvis funcione como parte del tronco y no como parte de las piernas. Si al caminar movemos la pelvis como si fuera parte de las piernas, en un contoneo excesivo o empujándola hacia delante o hacia atrás, el psoas se verá obligado a realizar una tensión antinatural para proteger y estabilizar la columna vertebral.

El psoas puede tensarse en muchas situaciones diferentes, ya que es capaz de contraerse o relajarse de forma independiente, en cada unión vertebral.

Pero si este músculo se usa constantemente para corregir la estabilidad interna, al cabo del tiempo puede empezar a perder flexibilidad y a acortarse de forma crónica. Y una contracción o endurecimiento crónico del psoas conlleva una serie de problemas, porque hace que otros músculos del abdomen y de la espalda se vean obligados a compensar el equilibrio y empiecen a endurecerse también. Por ejemplo: los huesos pélvicos tienden a adelantarse, disminuyendo la distancia entre las crestas ilíacas y las piernas, comprimiendo la cabeza del fémur en su articulación.

Esta compresión hace que los muslos se desarrollen excesivamente y el fémur pierde capacidad de rotación, un movimiento que es asumido por las rodillas y la espina lumbar.

Estos trastornos pueden provocar, a la larga, lesiones crónicas en la espalda, la cabeza del fémur o las rodillas.

El corazón de las emociones

Con un abdomen habitualmente en tensión y comprimido, una vitalidad disminuida y una respiración alterada, es comprensible que la atrofia del psoas conlleve alteraciones emocionales.

Puede que mucha de esa ansiedad que nos atenaza, o parte de esa apatía crónica que nos oprime esté relacionada con un psoas inhibido. Igualmente, la sensación permanente de inseguridad que algunas personas experimentan puede estar directamente conectada con el sobreesfuerzo continuo por mantener el equilibrio del esqueleto.

Además, el complejo de músculos iliopsoas está íntimamente conectado con la atávica reacción de “lucha-huida” que permite a los animales defenderse en una situación de peligro, cuando deben enfrentarse a un agente externo. Tanto si nos encogemos en una posición fetal protectora, como si saltamos desde el suelo para correr, el psoas es el corazón de los músculos implicados, el primero en reaccionar. Por ello, un psoas crónicamente contraído está enviando al resto del cuerpo, lo que afecta al sistema nervioso, agota a las glándulas suprarrenales y debilita el sistema inmunitario. Si nos sentimos agresivos a menudo, y sin razón aparente, es posible que una atrofia del psoas tenga mucho que ver.

Al relajar el psoas, debemos desarrollar la confianza en el equilibrio de nuestro esqueleto, en vez de buscar el equilibrio mediante tensiones musculares. Un cuerpo relajado sostiene su peso de manera natural sobre su propia estructura ósea: los músculos están para mover los huesos, no para apuntalar el peso del cuerpo. Cuando aprendemos a repartir el peso sobre el esqueleto y a sostenerlo sin esfuerzo, la sensación se traduce en una actitud emocional de seguridad y equilibrio. Las articulaciones devienen sutiles nodos de fluir energético, dando a todo movimiento una sensación de continuidad y armonía.

Inestabilidad pasajera

Sin embargo, liberar el psoas, al principio puede ser problemático. Al intentar “dejar ir” los huesos y relajar la musculatura, puede invadirnos una sensación de vértigo. Acostumbrados a sostenernos mediante contrafuerzas musculares, hemos perdido la confianza en nuestra estructura ósea, y podemos creer que nos vamos a desmoronar. Los primeros ejercicios de relajación pueden dar una primera impresión de inestabilidad, que es pasajera. Asimismo, una vez que hayamos aprendido a sentir nuestros músculos iliopsoas, y empecemos a relajarlos, podremos atravesar una etapa de emociones confusas. Es normal, ya que la atrofia del psoas suele estar relacionada con problemas emocionales, y para liberar este músculo, como en cualquier tratamiento o cura, primero hay que abandonar los viejos esquemas y depurar los elementos dañinos, permitiendo que afloren. Con el tiempo, la consciencia y el cuidado de los iliopsoas nos conducirá a mejorar tanto la salud física, como la emocional.

Consecuencias de un psoas acortado

El acortamiento de psoas genera una tracción de las vértebras hacia abajo. Por lo que un acortamiento prolongado produce que las vértebras aplasten a los discos. Si no resolvemos esa tensión permanente, se puede generar dolor lumbar, ciática, pinzamientos, protusiones discales e incluiso una hernia.

Además, si solo es un psoas el que está acortado, torsiona la columna, lo que puede generar una escoliosis adquirida.
Si la contracción es bilateral, produce una hiperlordosis lumbar.

Por estos motivos es importante estirarlo habitualmente.

 

Una patología de sedentarios y deportistas

Una de las razones por las que se provoca el acortamiento del psoas es por pasar muchas horas sentado: la gente que tiene un trabajo de oficina o los conductores son los candidatos ideales para sufrir este problema. Si a esto le sumamos una psotura poco correcta por el uso del ordenador o por no utilizar un asiento adecuado, el efecto se multiplica.

Por otro lado, los ciclistas, practicantes de spinning y runners son los deportistas que más papeletas tienen para sufrir acortamiento de psoas. Esto se debe al movimiento realizado en estos deportes: en todos ellos la flexión de la cadera es el movimiento principal.

¿Por qué se acorta el psoas?

El psoas es un músculo bastante especial, ya que se acorta cuando está relajado y se alarga mientras se encuentra trabajando, al contrario que la mayor parte de la musculatura. Este es el motivo por el que sufre un acortamiento en el caso de personas sedentarias.

Además, este acortamiento supone que las dos inserciones del músculo (los dos puntos donde se une con los huesos) se aproximen, y también lo hagan las articulaciones correspondientes. Esto deriva en una menor longitud del músculo y, por tanto, una menor fuerza.

Autoestiramientos:

Todos los estiramientos se basan en hacer una hiperextensión de la cadera manteniendo el cuerpo erguido.

Ejercicio 1:

  1. a) Abertura pronunciada hacia delante, antebrazos apoyados en la rodilla anterior, pelvis muy baja y rodilla anterior flexionada y tocando el suelo.
  2. b) Extensión de rodilla posterior, sin levantar la pelvis.

 

Ejercicio 2:

  1. a) Rodilla anterior semiflexionada, rodilla posterior de la misma manera, dorso del pie descansando sobre un taburete y tronco vertical.
  2. b) Extensión de la rodilla posterior sin estirar la pierna de apoyo.

En vez de apoyar el pie, también se puede apoyar la pierna en una mesa o cama.

 

Ejercicio 3:

  1. a) Hincar la rodilla derecha.
  2. b) Retroversión de la pelvis aplanando la zona lumbar.
  3. c) Adelantar la pelvis manteniendo la retroversión. El tronco ha quedado recto durante todo el ejercicio.

Ejercicio 4:

  1. a) De perfil en relación al plano de apoyo y antebrazo aguantando el pie hacia el glúteo derecho.
  2. b) Girar la pelvis en el sentido opuesto al plano de apoyo. En la posición de inicio, el pie de apoyo en el suelo está en ligera abertura para permitir la rotación de la pelvis sin tener que desplazar el pie.

De esta manera, también estiramos el recto anterior del cuádriceps.

 

 

INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665
zafrism@teleyecla.com       
www.clinicayecla.es

 

 



Psoas. El músculo del Alma

El psoas es el músculo más profundo y estabilizador del cuerpo humano, que afecta a nuestro equilibrio estructural, amplitud de movimiento, movilidad articular y funcionamiento de los órganos del abdomen.

Es el principal músculo que conecta la columna vertebral con las piernas, el responsable de mantenernos de pie y el que nos permite levantar las piernas para caminar. Un psoas sano estabiliza la columna vertebral y proporciona apoyo a través del tronco, formando además un buen estante para los órganos abdominales.

Algunos estudios recientes consideran además al psoas, un órgano de percepción compuesto por tejido bio-inteligente que encarna, literalmente, nuestro deseo más profundo de supervivencia y de florecer. Es decir, es el mensajero primario del sistema nervioso central, por lo que es considerado también como un portavoz de emociones (“de las mariposas en la tripa”). Esto es debido a que el psoas está conectado con el diafragma a través del tejido conectivo o fascia, por lo se ve afectado tanto en la respiración, como en el miedo reflejo.

Un estilo de vida acelerado y el stress generan adrenalina que crónicamente tensan el  psoas, preparándolo para correr, entrar en acción o encogerse para protegernos.  Si constantemente mantenemos el psoas en tensión debido al stress, con el tiempo comienza a acortarse y a endurecerse. Se dificultará así nuestra postura y las funciones de los órganos que habitan en el abdomen, dando lugar a dolores de espalda, ciáticas, problemas de disco, degeneración de la cadera, menstruaciones dolorosas o problemas digestivos.

Por otro lado, un psoas tenso manda señales de tensión al sistema nervioso, interfiere en el movimiento de los fluidos y afecta a la respiración diafragmática. De hecho, el psoas está tan íntimamente involucrado en las reacciones físicas y emocionales básicas, que cuando está tensionado de forma crónica, está enviando al cuerpo continuas señales de peligro, por lo que puede repercutir en el agotamiento de las glándulas suprarrenales y del sistema inmunológico. Esta situación se ve agravada por la forma de sentarnos o  por las posturas de nuestros hábitos diarios, que reducen nuestros movimientos naturales y constriñen aún más el músculo.

Un psoas liberado permite alargar mucho más la parte delantera de los muslos y permite a las piernas y la pelvis moverse con mayor fluidez e independencia. Mejora la posición de la columna y de todo el torso, con la consecuente repercusión en la mejora de las funciones de los órganos abdominales, en la respiración y en el corazón.
Cuando cultivamos la salud de nuestro psoas se reavivan nuestras energías vitales y conectamos de nuevo con nuestro potencial creativo.

En algunas filosofías orientales al psoas se le conoce como el “músculo del alma”, un centro de energía principal del cuerpo. Cuanto más flexible y fuerte esté el psoas, más podrá nuestra energía vital fluir a través de los huesos, músculos y articulaciones.

El psoas sería como un órgano de canalización de la energía, un núcleo que nos conecta a la tierra, nos permite crear un soporte firme y equilibrado desde el centro de nuestra pelvis. Así, la columna vertebral se alarga y a través de ella, puede fluir toda nuestra vitalidad.

INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665
zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es

 



El tratamiento de INDIBA Facial es uno de los tratamientos más exitosos del mercado cuya función es rejuvenecer el cutis y su textura. Tiene efectos muy beneficiosos y ofrece resultados en unas semanas que pueden prolongarse durante muchos meses e incluso años.
 
El método INDIBA mejora la calidad de la piel de la cara y hace que todo el conjunto consiga un aspecto joven y saludable renovando células dérmicas y haciendo que las marcas del acné, heridas y cicatrices pasen a tener un aspecto mejor, incluso difuminándose según su profundidad. Es un tratamiento no invasivo que mejora el aspecto facial de la piel y se puede realizar sin complicaciones y está libre de efectos secundarios.
 
El exclusivo método INDIBA reequilibra el intercambio celular de iones, y de este modo las células recuperan su función natural.
 
Estos son los beneficios de la radiofrecuencia facial indiba
 
Beneficios de la Radiofrecuencia Indiba Facial :
 
Mejorar el tono y redefine del óvalo del rostro
Favorece la eliminación de arrugas
Relanza el colágeno natural
Revitaliza la piel
Combate la flacidez
Efecto lifting
Suaviza las arrugas
Reduce arrugas y líneas de expresión
Mejora el aspecto de bolsas y ojeras
Regeneración celular
Oxigenación
Hidratación
Bienestar integral
 
A través de la elevación local de la temperatura interna, logra que haya más circulación sanguínea y linfática, y gracias a esta vasodilatación a la célula, les llega más oxigeno y nutrientes.
 
INDIBA consigue una gran eficacia, seguridad y rapidez en una amplia gama de tratamientos de belleza:
 
Tratamientos faciales: flacidez, bolsas y ojeras, antiedad, líneas de expresión, doble mentón, rictus nasogeniano…
Tratamientos corporales: anticelulítico, adiposidad en cartucheras, glúteos o abdomen, antiestrías, reafirmante de senos, cicatrices recientes y antiguas, pre y post liposucción, post parto, drenaje linfático, colgajos cutáneos, reafirmación de brazos,…
Armonía del cuerpo: calvicie, caída del pelo, prevención y mantenimiento
 
¿Con qué frecuencia se pueden realizar los tratamientos faciales con INDIBA ?
Normalmente, se realizan 1 ó 2 sesiones de tratamiento por semana, al comenzar el tratamiento, pero en general no hay ninguna limitación, ya que es completamente segura para el cuerpo humano y sus tejidos biológicos. La frecuencia de las sesiones se adaptará de acuerdo con las necesidades del paciente.

CIFOSIS.jpg

Cifosis: causas, tratamiento y ejercicios correctivos. Estamos ante un problema de columna vertebral que, aunque en algunos casos puede ser leve, también puede agravarse si no se actúa a tiempo. Las posturas incorrectas son, en muchos casos, la señal de alerta.

La cifosis es una dolencia de la columna vertebral que aparece, generalmente, durante la adolescencia y que, para su correcto

tratamiento, lo prioritario es desvelar cuáles son las causas que están detrás. Además de tratar de resolver estas dudas, vamos a ver también algunos ejercicios correctivos.

Junto a la escoliosis y la lordosis, la cifosis es una de las dolencias más frecuentes de la columna vertebral. La cifosis se puede definir como una curvatura anormal de la columna vertebral, a la altura de la zona media y superior de la espalda. Puede tener causas varias y, por tanto,características particulares. En algunos casos, aunque haya cifosis, la columna se ve normal no siendo necesario ningún tipo de tratamiento y aplicando solo ciertas medidas, como mantener una postura adecuada, para corregir la leve curvatura. Ciertas medidas preventivas, así como el poner en práctica algunos ejercicios correctivos, ayudarán a aliviar los síntomas y a prevenir la dolencia. Vamos a centrarnos en un poco más en los cuidados que podemos poner en práctica.

Cifosis: características y causas

Aunque es un problema de la columna que se suele manifestar durante la adolescencia, también puede aparecer en la edad adulta como consecuencia de algún traumatismo o del diagnóstico de patologías crónicas y degenerativas, como la osteoporosis o la artritis. La cifosis más común es la postural, la cual puede provocar alguna incomodidad pero no suele llegar acompañada de dolor, tal y como sí sucede en los casos más severos de cifosis.

Además de postural –la cual se desarrolla a lo largo del tiempo y es cómplice de las malas posturas-, la cifosis puede ser congénita o estructural (cifosis de Scheuemann).

La cifosis se produce cuando hay una curvatura fisiológica de la columna, entre los 25 y los 45 grados. Por debajo de estos niveles se denomina hipocifosis. Por encima, hipercifosis.

Es común llegar a confundir cifosis con lordosis, si bien esta última hace referencia a la curvatura de la columna con la presencia de una depresión pronunciada de la columna vertebral en la región lumbar.

Cifosis: ejercicios y medidas preventivas

Excluyendo la posibilidad congénita, en otros casos la curvatura se acentúa con el tiempo, por lo que la prevención es una estrategia a seguir para retrasarla y, en la medida de lo posible, evitarla. Medidas fáciles de aplicar y eficaces para evitar que el problema empeore. Así, en algunos casos es suficiente, para corregir la cifosis, adoptar las posturas correctas –al sentarse, al dormir, al ponerse delante del ordenador o al levantarse- desde la infancia. Por la forma en cómo nos sentamos y realizamos determinados tareas –por ejemplo, la postura a la hora de comer o enfrente del televisor- podemos determinar si somos o no más vulnerables a padecer problemas de espalda, tanto dolores generales como específicos. No hay que subestimar ni restar importancia a las posturas incorrectas, sobre todo en el caso de los niños y adolescentes, ya que puede ser una señal de un problema de la columna vertebral.

Si la corrección de las posturas no es suficiente, hay otros remedios, como la práctica de determinados deportes, por ejemplo, la natación. Es aconsejable consultar al médico cuál es la actividad física más recomendada en función de la causa de aparición de cifosis. También se puede optar por un programa de ejercicios específicos, supervisados por el fisioterapeuta.

Entre los ejercicios correctivos se incluyen aquellos que se basan en extender, con la espalda rígida y recta –apoyada sobre una pared, por ejemplo-, las extremidades superiores, realizar elevaciones y rotaciones de los hombros. Los ejercicios para fortalecer los músculos del abdomen y la zona dorsal también son un buen aliado para cuidar la columna vertebral.
Cuando el ejercicio físico no es suficiente, y también fallan otras medidas, y la curvatura de la espalda es superior a 75 grados, el especialista puede recomendar la cirugía para corregir el problema.

En Clínica  Zafrilla Servicios Médicos, nuestros fisioterapeutas y profesionales pueden  indicarle cuales son las posturas correctas, corregirlas y prevenirlas. También estamos especializados en tratar lumbagos, dolores de espalda, cervicales, descarga de piernas y todo tipo de lesiones.

INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665
zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es

 


Clinica Zafrilla Yecla

En Clínica Zafrilla Servicios Médicos nuestro objetivo ha sido y es utilizar todos nuestros conocimientos para conseguir el bienestar físico y mental de todos nuestros pacientes.

Clinica zafrilla. Todos los derechos reservados