julio 28, 2017 Curiosidades.Salud

La articulación acromioclavicular (AAC) es una articulación móvil que corresponde a la unión del acromion  de la escápula con la clavícula. La articulación, no muy estable, es reforzada en primera estancia a nivel capsuloligamentoso por la cápsula articular, por los ligamentos acromioclaviculares (AC) y por los ligamentos coracoclaviculares (CC). De forma secundaria, dando un refuerzo extra se encuentran los músculos deltoides y trapecio.

Una luxación de la AAC suele darse en caídas o traumatismos directos con el brazo en addución. De forma menos habitual pueden producirse tras un traumatismo indirecto sobre la mano o antebrazo en ligera abducción. Son frecuentes en gente joven.

Se clasifican de leves a graves, dependiendo de si los ligamentos sufren un esguince o una rotura o desgarro.

Grado I: es el tipo más leve de lesión, es un esguince simple de los ligamentos AC.

Grado II: consiste en un desgarro de los ligamentos AC y un esguince de los ligamentos CC.

Grado III: es un desgarro de los ligamentos AC y un desgarro de los ligamentos CC. Esta lesión se traduce en la protuberancia que se visualiza externamente en el hombro.

El tratamiento dependerá del grado de gravedad de la afección. En los esguinces, inmovilizaremos relativamente el hombro, con algún vendaje elástico, tipo kinesiotaping evitando esfuerzos y se aplicará crioterapia, ultrasonidos y relajar toda la musculatura contracturada y tras unos días se iniciara la recuperación funcional con ejercicios para tonificar la musculatura que rodea la articulación. En la subluxación se requiere una inmovilización de al menos 2 semanas. Tras este tiempo, aplicaremos también, ultrasonidos, corrientes analgésicas y se realizaran ejercicios para recuperar los movimientos que hayan podido perder durante el reposo, trabajando la movilidad de todo el miembro superior y también de la columna cervical. En los casos en los que la ruptura de la capsula articular es completa, se alargara la inmovilización del hombro hasta 6 semanas y después se iniciará la recuperación. Se hará de forma muy progresiva. En ciertos casos, se procede a una intervención quirúrgica para fijar la articulación.

INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665
zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es



febrero 14, 2017 Salud

“Tengo un dolor en el hombro, que me despierta por las noches”, “No llego a peinarme del dolor de hombro que tengo”. Estas son frases que los fisioterapeutas escuchamos a menudo en nuestras consultas. La mayoría de esas dolencias son producidas por una patología en un músculo muy importante en la articulación del hombro, que es el Supraespinoso.

El músculo Supraespinoso recorre la parte superior del hombro, insertándose en la zona superior de la cabeza del húmero. Forma parte del denominado manguito rotador, junto con los músculos infraespinoso, redondo menor y subescapular.
La función principal del Supraespinoso es la de separa el brazo, pero tiene un papel muy importante en la estabilización del hombro, junto con los otros músculos del manguito rotador. Concretamente el Supraespinoso, en su recorrido, pasa por debajo del Acromion (parte de la escapula que articula con la clavícula) y esto hace que sea más vulnerable a las lesiones, ya que los movimientos repetitivos de dicha articulación pueden dañar el tendón produciendo una tendinopatía o llegando incluso a producir un desgarro del mismo.
El síntoma principal de una tendinopatía de Supraespinoso es dolor en la cara lateral y superior del hombro, normalmente con una irradiación hacia el brazo o incluso el cuello. La pérdida de movilidad articular en los movimientos de abducción (separación del brazo del cuerpo), elevación del hombro y rotación interna, es un síntoma asociado a la patología. Pero la señal de alarma de esta lesión es el dolor nocturno, apoyarnos sobre el hombro mientras estamos durmiendo, produce episodios de dolor muy agudo, llegando a despertar al paciente.
Se produce en pacientes cuyo gesto de trabajo es repetitivo, llevando el brazo por encima de la cabeza, aunque la causa más común de la patología son los traumatismos laterales en el hombro.
Para el diagnóstico de esta lesión es necesario apoyo radiológico, tanto con una radiografía como una resonancia magnética o mejor aún, una ecografía que muestre el estado actual en el que se encuentra el tendón.
El tratamiento es común a los demás tratamientos de tendinopatías, siendo el tratamiento de elección por esta clínica la EPI. Haciendo llegar, mediante esta técnica realizada con control ecográfico, una corriente eléctrica, para conseguir una regeneración del tejido óptima.
Es importante acudir a un profesional para hacer un diagnóstico exhaustivo de su lesión, pudiendo así adaptar el tratamiento de la mejor forma posible a cada paciente, consiguiendo una recuperación mejor y en menos tiempo.
En Clínica Zafrilla Servicios Médicos en Yecla tratamos todo tipo de lesiones con los mejores fisioterapeutas profesionales, no dudes en consultarnos, te atenderemos de inmediato.

Clinica Zafrilla Yecla

En Clínica Zafrilla Servicios Médicos nuestro objetivo ha sido y es utilizar todos nuestros conocimientos para conseguir el bienestar físico y mental de todos nuestros pacientes.

Clinica zafrilla. Todos los derechos reservados