DISTENSION-MUSCULAR.jpg

mayo 28, 2018 Salud

 

DISTENSIÓN MUSCULAR: DEFINICIÓN Y TRATAMIENTOS

Una distensión o rotura es una lesión muscular que afecta a las bandas fibrosas de este que conectan los músculos con los huesos; Es muy importante no confundir este término con los esguinces, que no son más que un sobre-estiramiento o desgarro de los ligamentos de las bandas fibrosas que conectan los huesos y fortalecen y estabilizan las articulaciones.

DISTENSIÓN MUSCULAR: DEFINICIÓN

Existen dos tipos de distensiones musculares, siendo la primera una lesión aguda debido a una presión excesiva durante la cual las fibras de un músculo se rompen lo que da como resultado un sangrado interno, hinchazón, dolor y pérdida de fuerza y funcionalidad de la zona.

El otro tipo de distensión muscular es una lesión por sobreuso, en la cual los músculos se elongan debido a un estrés crónico; Aquí también hay presencia de dolor, pero sin embargo las fibras no se rompen ni existe una pérdida en la fuerza muscular.

Generalmente las distensiones musculares en las cuales las fibras musculares se rompen son debido a que los músculos se someten a un estrés repentino sin que hayan sido calentados previamente, estén agotados y/o no hayan sido entrenados correctamente para el esfuerzo a realizar.

Los músculos más susceptibles a este tipo de lesión son los tendones de la corva también conocidos como los músculos femorales, es bastante común ver roturas en los femorales en deportes como el fútbol o el tenis, donde una persona sin previa preparación y completamente sedentaria se anima a jugar un partido, dando como resultado la aparición de esta lesión.

En cuanto a las lesiones por sobreuso, los músculos más afectados suelen ser los músculos de la espalda y la ingle, especialmente en aquellos trabajos donde se requiere un gran uso de estos, por ejemplo en la jardinería o en la construcción.

DISTENSIÓN MUSCULAR: TRATAMIENTOS

Generalmente un médico simplemente necesita examinar la zona para saber si se trata de una distensión muscular o no, aunque en el caso de que haya algún tipo de duda se puede descartar la posibilidad de una fractura u otra lesión ósea mediante una radiografía.

Y en algunos casos puede mandarse una resonancia magnética para poder descargar alguna posible rotura de ligamentos.

En cuanto a las opciones de tratamiento, la mayoría de las distensiones musculares pueden ser tratadas por uno mismo, simplemente se necesita reposo y algo de frío local (crioterapia) pero sin embargo si la hinchazón y el dolor no mejoran en un plazo de 4 días es recomendable que acudamos a un médico para que evalúe nuestro caso.

En el caso de que la hinchazón sea excesiva y nos incomode demasiado podemos utilizar fármacos anti-inflamatorios (AINES) como el paracetamol o el ibuprofeno para ayudar a disminuir dicha inflamación más rápidamente.

Podrás haber escuchado que se precisa de cirugía para poder tratar una distensión muscular, esto es en parte cierto, pero únicamente se necesitaría esta en aquellos casos donde exista un desgarro completo del tendón, es decir, el músculo se ha separado completamente de este y entonces como es obvio sí que se precisaría de una reparación quirúrgica.

En Zafrilla Servicios Médicos podemos ofrecerle un tratamiento que le resulte favorable, para la lesión mencionada anteriormente y cualquier tipo de lesiones deportivas (distensión muscular, esguinces, epicondilitis, etc). Los resultados son evidentes desde las primeras sesiones!!!

TELÉFONOS (también whatsapp): 651 820 665 // 968 790 891 o email zafrism@teleyecla.com



mayo 9, 2017 Salud

 

Las cenas opíparas, la ingesta desmesurada de alcohol o la mala conciencia no son las únicas razones por las que nos cuesta conciliar el sueño por

Las cenas opíparas, la ingesta desmesurada de alcohol o la mala conciencia no son las únicas razones por las que nos cuesta conciliar el sueño por la noche. Muchas veces no nos damos cuenta, pero la raíz de todos los problemas se encuentra en la posición corporal que adoptamos en la cama, y que en muchas ocasiones no sólo provoca dolores en nuestras articulaciones al día siguiente, sino también hace que el sueño sea cada vez más difícil de alcanzar.

Existe una amplia bibliografía de estudios científicos que han abordado el tema de cuáles son las posiciones idóneas para dormir, y cuáles son las incorrectas. Por lo general, la mayor parte de expertos aclaran que no existen verdades absolutas, sino que depende de los problemas (por ejemplo de espalda, pero también de respiración) que pueda sufrir cada individuo. Además, cada persona ha de encontrar la posición en la que más a gusto se encuentra, y que no tiene por qué ser la que funciona al resto. El ensayo y error puede ser de vital importancia en estos casos.

Como un tronco

Es decir, boca arriba o de lado y con los brazos a lo largo del cuerpo, ya que se trata de una posición bastante estable. No da ninguna clase de problemas de respiración y además, no suele causar dolores de espalda, ya que no provoca que la espina dorsal tenga que hacer ningún esfuerzo. Incluso puede afectar a la belleza de la persona –ya que mantener la cara al aire durante toda la noche evita las arrugas de expresión– y, en el caso de las mujeres, ayuda a conservar los pechos erguidos. Como señalan algunos estudios, en un mundo ideal, la posición preferida por todo el mundo sería esta, y sin almohada. Aunque no todo son factores positivos, ya que es también la posición en la que los ronquidos son más fuertes.  GUÍA PARA DORMIR: LAS MEJORES (Y LAS PEORES) POSTURAS PARA CONCILIAR EL SUEÑO

En posición fetal

Ideal para evitar los reflujos estomacales, así como para mejorar la respiración, ya que la posición del cuerpo permite que el aire circule libremente por él, por lo que es especialmente indicada para aquellos que sufren apnea del sueño, en cuanto que impide las obstrucciones. A lo que hay prestar especial atención es en intentar que el cuerpo no repose encima de nuestras extremidades, algo muy frecuente y que hacemos sin darnos cuenta, ya que provocará esos habituales calambres mañaneros que todos hemos sentido en algún momento. Hay que tener cuidado igualmente, si tenemos un hombro dañado o con contracciones, en no dormir sobre el lado que nos molesta. Además, es la posición en la que más arrugas aparecen.

La postura del misionero

No confundir con la homónima postura sexual. Se trata de una de esas posturas que nadie adoptaría de manera natural, pero muchos expertos del sueño han defendido durante los últimos años que esta es una de las mejores posiciones para conciliar el sueño, ya que es la que más relaja los músculos. Consiste en recostarse de lado, pero con las manos delante de la cara, de manera que estas no sean aplastadas, produciendo los consiguientes calambres. Lamentablemente, no todas las camas permiten tal nivel de estiramiento.

Mejor apoyarse en el lado derecho…

Una investigación realizada por cieníficos turcos señaló que aquellos que se recostaban sobre el lado derecho de su cuerpo en lugar del izquierdo sufrían menos pesadillas y sueños mas llevaderos. En concreto, un 40,9% frente a un 14,6%.

…Pero si estás embarazada, es preferible el izquierdo

Un estudio señaló que el riesgo de sufrir un aborto por aquellas mujeres que están a punto de dar a luz era el doble en aquellas mujeres que habían dormido sobre su lado derecho que en las que lo habían hecho sobre el izquierdo. Aunque no fueron capaces de explicar con rigor la causa exacta, creen que podía deberse a que dormir sobre ese lado provoca que la vena cava inferior sea obstruida, lo que provoca que llegue menos oxígeno al feto. “En aquellos casos en los que el niño sufre dificultades, puede ser un factor crítico”, señalaba la responsable del estudio, la doctora Tomasina Stacey.

Cuidado con dormir sobre el estómago

Es una posición que, como otras, tiene sus pros y sus contras, aunque seguramente estas últimas pesen más. En las primeras se cuenta que puede aliviar los ronquidos, algo que agradecerá la persona que tenemos al lado. Sin embargo, es una de las causas más comunes de dolor de espalda, ya que en esa posición, la espina dorsal permanece en una posición forzada toda la noche. Además, si nuestra cabeza reposa en la almohada en una posición de noventa grados, seguramente sentiremos dolor de espalda o rigidez a la mañana siguiente. Esta es la que la mayor parte de expertos consideran la peor posición para dormir.

No apoyes la cara en la almohada

Según una investigación realizada en el año 2006 por Harold Sigall y Mark Johnson titulada La relación entre el contacto facial con la almohada y el humor, la peor posición posible si queremos levantarnos felices a la mañana siguiente es poner nuestro rostro en la almohada. Los expertos lo intentaron explicar a partir de la hipótesis de la retro alimentación facial, que sugiere que los movimientos de nuestra cara pueden llegar a cambiar nuestro ánimo y que, por lo tanto, dormir con la cara constreñida no será precisamente lo mejor. Además, es muy malo para piel, y según cómo sean las sábanas, puede llegar a dejar marcas.

INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665
zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es



 

Seguro que nadie ha pasado por alto en los juegos olímpicos las marcas que mostraba Michael Phelps tras haber recibido un tratamiento mediante ventosas, o cupping. Tras esta aparición, muchos pacientes han querido probar esta técnica, muchos fisioterapeutas se han formado en ella y otros muchos otros la desechan por falta de evidencia científica. ¿Existen estudios que muestren su eficacia? ¿Aunque no los existan, producen beneficios o es sólo un placebo? ¿Presentan riesgos si no se aplican correctamente? Vamos a hablar de ello.

 

 

EN QUÉ CONSISTE EL CUPPING

El “cupping” o la terapia con ventosas, se utiliza en la medicina tradicional china y data de más de 2000 años de antigüedad. El mecanismo de acción no está claro, pero algunos investigadores sugieren que la colocación de las ventosas en puntos concretos de la piel, produce una succión que provoca hiperemia o hemólisis, con resultados terapéuticos.

Según la medicina tradicional china, estos puntos donde se colocan las ventosas son los puntos Ashi, y existen diferentes métodos de aplicación. El método tradicional se realiza encendiendo un trozo de algodón, que se coloca en una ventosa de vidrio, produciendo una combustión de oxígeno que genera un vacío, succionando la piel. En la terapia occidental, los fisioterapeutas utilizan ventosas de plástico con una válvula. Los modos de aplicación son los siguientes:

Ventosas fijas (retained cupping): se fija la ventosa de 3’ a 5’sobre puntos específicos para tratar aquellos puntos reflejos viscerales, así como para el tratamiento muscular.

Masaje con ventosa (moving cupping): se aplica aceite para favorecer el deslizamiento de la ventosa, realizando un masaje con un objetivo circulatorio.

Ventosa rápida (flash cupping): se colocan las ventosas produciendo el vacío y se retiran de inmediato (3´´-4´´).

Sangrado con ventosa (needing cupping):  Se pincha la piel en una zona congestionada o inflamada, y se coloca la ventosa provocando un pequeño sangrado.

El tiempo de aplicación depende de la tolerancia que existe en el tejido. Las reacciones que provoca son poco frecuentes pero normales en el tratamiento: hematomas o marcas circulares.

¿QUÉ EFECTOS FISIOLÓGICOS PRODUCE EL CUPPING?

Si observamos la información en la red, de profesionales y formaciones en fisioterapia, podemos ver que los beneficios que tiene la terapia del cupping son los siguientes:

Aumento de la circulación sanguínea y linfática

Disminución del dolor

Aumento del metabolismo

Aumento de la nutrición y oxigenación tisular

Hiperemia local

Depuración

Liberación miofascial

Efecto relajante muscular. Disminución del dolor musculoesquelético

Disminución de la inflamación

Muchos de estos beneficios son vistos en la práctica clínica y confirmados por los pacientes, pero debemos consultar la literatura científica para comprobar si es un efecto placebo o realmente esta técnica es tan efectiva.

¿QUÉ NOS DICE LA EVIDENCIA CIENTÍFICA?

 

Los estudios muestran que la aplicación de ventosas para el dolor de espalda es efectiva, mediante el mecanismo de congestión e interrupción de la circulación sanguínea, deteniendo los procesos inflamatorios. Otros estudios postulan que el cupping podría dirigirse al sistema nervioso autónomo y ayudar a reducir el dolor. Los resultados de la más reciente revisión sistemática muestran efectividad para tratar disfunciones como el herpes zóster, acné, parálisis facial y espondilosis cervical.

La técnica de ventosas combinada con otros tratamientos muestran resultados positivos, y su bajo  coste,  su  fácil  aplicación  y  sus  escasos efectos adversos, hacen de esta técnica un tratamiento de elección para el manejo del dolor. No muestra interacciones combinada con otras terapias y los efectos secundarios derivados son muy bajos.

De manera similar a la acupuntura, el cupping está basado en canales energéticos (meridianos) y puntos de acupuntura. Pero, desde el punto de vista de la medicina occidental, existe poca evidencia. Las revisiones sistemáticas, incluso realizadas por profesionales de la medicina tradicional china, sugieren que se debe investigar más para estandarizar los protocolos: tipos de ventosas, número de sesiones y frecuencia, etc.

 

Todos los autores concluyen en que los resultados no son significativos como para afirmar conclusiones, y es necesario continuar en la línea de investigación para elaborar conclusiones definitivas.


Clinica Zafrilla Yecla

En Clínica Zafrilla Servicios Médicos nuestro objetivo ha sido y es utilizar todos nuestros conocimientos para conseguir el bienestar físico y mental de todos nuestros pacientes.

Clinica zafrilla. Todos los derechos reservados