julio 29, 2022 Salud

PREVENIRLAS Y CURARLAS.

La mayoría de las lesiones por correr se pueden vincular de nuevo a cómo ejecutamos la técnica de correr. Gran parte de estas lesiones son corregibles, en forma relativamente barata de tratar, y utilizando soluciones a largo plazo para mantener nuestro cuerpo funcionando saludablemente por los próximos años.

En pocas palabras, hay un estándar de cómo tenemos que correr, y cualquier cosa fuera de esta norma podría llevarnos a una o más de estas cinco habituales lesiones:

  1. La fascitis plantar

Esta se manifiesta por un dolor desagradable en la parte inferior del pie que se vuelve especialmente fuerte cuando damos los primeros pasos en la mañana, el corredor a veces describen la sensación como si estuvieran caminando sobre cristales.

La fascitis plantar es una lesión que puede prolongarse durante temporada tras temporada si el origen no se trata por un fisioterapeuta. Hay dos causas principales de lesiones; un freno de movimiento repentino y por aplicar una pisada inadecuada. Cuando ocurren estas cosas, para manejar el estrés el tejido se ve obligado a moverse en direcciones para las que no está diseñado.

En este caso, la inflamación y el dolor se vuelven fuertes en la fascia plantar. Esto normalmente resulta en un dolor de talón, irradiándose luego donde el pie golpea el suelo.

La solución a largo plazo para la fascitis plantar

Para prevenir hay que mantener los pies debajo de su cuerpo y a aterrizar de forma adecuada al apoyar el pie en el suelo. La práctica de saltar la cuerda durante unos minutos todos los días es una forma sencilla de desarrollar un patrón de aterrizaje adecuado. Esto también mejorará la fuerza total del pie.

Y no olvidar de relajar las pantorrillas y el tendón de Aquiles con algunas técnicas de liberación miofascial. Céntrarse en el movimiento no el síntoma.

 

  1. Tendinitis del tendón de Aquiles

El tejndon de Aquiles son como los amortiguadores de un coche. Son los primeros en absorber el impacto antes de que el resto del cuerpo tome la carga.

Padecer una inflamación del tendón de Aquiles, se siente como un punto caliente en la parte posterior del talón. Cuando el pie está apuntando o flexionado, el tendón puede incluso hacer ruidos extraños. La causa es en general una mala técnica al apoyar el pie en el suelo, en la mayoría de los casos, se apoya primero el talón en el suelo afectando la zona. Aunque esto también puede ser el resultado de un excesivo empuje.

La solución a largo plazo para la tendinitis del tendón de Aquiles

Para corregir este problema y para que nunca más vuelva, se debe de aprender a dejar que los talones se apoyen suavemente en el suelo. Los pies sin tensionar y unos gemelos fuertes son dos factores importantes a la hora de mejorar el cuadro. Una vez que no hay más dolor, el clásico ejercicio es realizar unas cuantas series de saltos pequeños sobre el lugar (debemos despegar unos pocos cm y mientras avanzamos otro tanto) para empezar a aprender cómo liberar los talones.

  1. Dolor de rodilla (rodilla del corredor)

Encintar el tendón rotuliano (muchos corredores llevan una cinta alrededor de su pierna justo debajo de la rodilla) no va a resolver esta lesión molesta. Clasificado como un dolor justo debajo de la rótula que se refuerza después de estar largos periodos sentados e incluso duele al caminar hacia abajo o subir escaleras. Como veremos a continuación la “rodilla de corredor” es en realidad un tema completamente prevenible.

Lo más probable es que se produzca porque aterrizamos por delante de nuestro cuerpo, ya sea con la rodilla bloqueada o doblada (también llamado sobre-zancadas). Las rodillas no están diseñados para manejar ese tipo de carga. Es el resultado de la fuerza de reacción contra el suelo en forma innecesaria, y cuando se combina con cuádriceps acortados y un glúteo medio débil, es una receta para el desastre.

La solución a largo plazo para la rodilla del corredor

Aprender cómo caer y mantener los pies debajo de su cuerpo. Es muy probable que no logren hacer que sus pies toquen tierra con la suficiente rapidez. Aumenten la cadencia de sus pasos sin abrir tanto las piernas al correr.

  1. Dolor lumbar

¿Alguna vez has estado en la final de una maratón y los corredores se tropiezan doblados por el dolor de cintura?

Correr puede romper su postura y el dolor de espalda resultante puede aparecer instantáneamente. El dolor puede ser leve o severo, disparando a través del glúteo e irradiadiandose hacia la pierna. En algunos casos puede golpearte el día después de una larga carrera.

Una vez más se trata de una cuestión de cómo apoyamos el pie al frente del cuerpo, a veces junto con un exceso de rotación de la parte superior del torso. Cuando se rompe la postura natural de la columna en lugar de quedarse en una posición vertical agradable, la carga tiene que ir a alguna parte.

 

 

La solución a largo plazo para el dolor de lumbar

La conciencia y la percepción son las claves para la fijación de su técnica. En esta situación asegúrense de que sus isquiotibiales sean flexibles y comiencen un programa estratégico para fortalecer sus abdominales.

Disfrutad de toda una vida de entrenamiento libre de lesiones

Las lesiones comunes por correr ya no tienen que dejaros fuera de servicio y lejos del deporte que aman. Cuando se centran en solucionar el problema real, en lugar de los síntomas, la misma vieja lesión dejará volver.

Si ha identificado alguno de las lesiones arriba mencionadas o de cualquier síntoma (esguince, cervicalgia, epicondilitis, lumbagos) en Zafrilla Servicios Médicos podemos ofrecerle un tratamiento que le resulte favorable. Los resultados son evidentes desde las primeras sesiones!!!

TELÉFONOS (también whatsapp): 651 820 665 // 968 790 891 o email zafrism@teleyecla.com



julio 22, 2022 Salud

Las enfermedades cerebro-vasculares constituyen, en la actualidad, uno de los más importantes problemas de salud pública. Son la tercera causa de muerte en el mundo occidental, la primera causa de invalidez permanente entre las personas adultas y una de las principales causas de déficit neurológico en el anciano.

Atendiendo a su etiología, un ICTUS puede ser isquémico (tombótico o embólico) o hemorrágico. En ambos casos tenemos un resultado de daño cerebral por falta de riego sanguíneo (en el ICTUS hemorrágico tendremos, además, problemas derivados por compresión de estructuras cerebrales por la sangre extravasada)

Los SÍNTOMAS que pueden advertirnos de un posible accidente cerebro vascular leve, muy importantes para tenerlos en cuenta y prevenir un accidente más grave son:

-Mareos, dolor de cabeza brusco, intenso e inusual (suele ir acompañado de otros síntomas)
-Parestesias (hormigueos, zonas «dormidas»)
-Debilidad de un grupo muscular
-Desorientación
-Episodios breves de amnesia

El CUADRO CLÍNICO depende del área del cerebro dañada, por lo que puede ser variado. Podemos tener síntomas puramente sensitivos, puramente motores o combinación de ambos (sensitivomotores):

-Pérdida de fuerza o movilidad en un brazo y/o pierna, que puede acompañarse de parálisis de la cara (todo en el mismo lado del cuerpo: hemiparesia/hemiplejia)
-Dificultad para expresarse o entender lo que se le dice; lenguaje ininteligible (disartria, afasia)
-Dificultad o imposibilidad de caminar. Pérdida de equilibrio y coordinación
-Pérdida de la visión en uno o los dos ojos
-La depresión suele acompañar como una manifestación no física en casi el 50% de los pacientes que sobreviven a un ICTUS

La primera intervención ante un posible accidente cerebro-vascular (ACV) se realiza por personal médico: primeros auxilios, ya que lo más importante es asegurar la vida del paciente. Una vez resuelta la primera fase, cuando el paciente se encuentra estable, el tratamiento rehabilitador puede empezar incluso antes de que abandone el hospital. La fisioterapia en las primeras semanas es crucial para la recuperación del paciente, ya sea total o parcial, ya que pueden quedar secuelas.

TRATAMIENTO DE REHABILITACIÓN
Una vez abandonado el hospital, la REHABILITACIÓN en un paciente con daño neurológico se debe llevar a cabo por un equipo multidisciplinar (fisioterapeutas, psicólogos, logopedas, terapeutas ocupacionales) Los primeros meses tras el ACV son muy importantes de cara a reducir secuelas y recuperar el máximo posible de movilidad. Los fisioterapeutas trabajamos para restablecer el movimiento, la coordinación, el equilibrio, la marcha, buscando siempre la funcionalidad para que el paciente recupere sus actividades de la vida diaria. Se debe hacer una valoración inicial para comprobar el estado actual del paciente y poder establecer un tratamiento fisioterápico con objetivos a corto, medio y largo plazo, haciendo evaluaciones periódicas y ajustando el tratamiento a las variaciones y avances que vayamos encontrando en el paciente. Existen muchísimas técnicas de tratamiento a nuestro alcance, de manera que podemos adaptarnos a la necesidad de cada paciente en cada fase de su evolución.

Lo más importante en estos casos es una rápida intervención, ya sea para la detección de los síntomas y evitar que el ACV sea más grave, como para el tratamiento rehabilitador o fisioterapeuta para reducir secuelas.

En Clínica Zafrilla Servicios Médicos, nuestros fisioterapeutas y profesionales tratamos este tipo de patologías y otras relacionadas, para la mejoría de nuestros pacientes y la prevención de riesgos mayores.

Póngase en contacto con nosotros y le informaremos  Telf 968790891 // whatsapp  651 820 665     zafrism@teleyecla.com

Parque de la Constitución Nº 5 bajo Yecla (Murcia)



julio 15, 2022 Salud

El espolón calcáneo y la fascitis plantar

Como ya sabemos, un espolón calcáneo es una formación ósea que se presenta en la planta del pie; para ser más específicos: en el área del talón del pie.

El espolón calcáneo es una condición común que no suele complicarse y que por lo general no presenta síntomas si el paciente no desarrolla una fascitis plantar.

La fascia es en un tejido resistente que se forma en la planta del pie, es de forma triangular y se inicia en el talón. La fascia es la responsable de que el pie tenga forma de arco, además de ayudar a proteger al pie de golpes absorbiendo los impactos cotidianos a los que está sometido.

El espolón calcáneo es el resultado de varias conductas o factores que en ocasiones son difíciles de prevenir. Cuando un pie presenta problemas de alineamiento, sufrirá problemas de fricción, lo cual traerá consigo signos de hinchazón y dolor (fascitis plantar). No obstante, estos síntomas también pueden estar asociados a otras condiciones como la artritis inflamatoria, gota, infecciones, lesiones o algún otro trastorno nervioso.

Causas

Las principales causas del espolón calcáneo incluyen las rutinas físicas muy agitadas que ejercen una presión demasiado agresiva o contínua, cómo practicar running, permanecer largos periodos de tiempo de pie y/o utilizar zapatos con tacones.

Esta condición puede afectar a cualquiera, aunque es más común en deportistas y mujeres por los factores de riesgo antes mencionados; además de en las personas con deforminades hereditarias o por lesiones en el pie.

Otras causas:

– El sobrepeso y tener una pierna más larga que otra también pueden ser causa de espolón cálcaneo.

– Las personas que sufren de artritis, gota y flebitis, son propensos a desarrollar un espolón calcáneo.

– El envejecimiento, que tiene como consecuencia el adelgazamiento de la fascia plantar.

– El uso indebido de ciertos calzados o zapatos muy apretados.

Diagnóstico

Para un correcto diagnóstico de esta condición su médico traumatólogo le someterá a diferentes exámenes físicos para, entre otros, confirmar los síntomas y determinar el grado de severidad en el que se encuentra.

En caso de las primeras observaciones muestren indicios claros de que padece la condición, su médico podrá solicitar que le realicen una radiografía para descartar otras posibles afecciones.

Tratamiento

El tratamiento para combatir el espolón cálcaneo suele ser bastante efectivo.

– Si los síntomas no son muy graves y la condición no se encuentra en una fase muy avanzada, el tratamiento consistirá en una modificación del calzado, algunas terapias físicas, el consumo de ciertos medicamentos antiinflamatorios y largos periodos de descanso

– En caso de que el dolor sea muy intenso y los síntomas afecten a la calidad de vida del paciente, la cirujía puede ser necesaria.

 

Marta Espinosa.

En Clinica Zafrilla Servicios Médicos, nuestros fisioterapeutas y profesionales les tratamos cualquier cualquier tipo de lesión, contracturas, esguinces y lesiones deportivas para una rápida disminución del dolor y rápida evolución favorable, también masajes pre y post competición para una mejor preparación.

Póngase en contacto con nosotros y le informaremos Telf 968790891 // whatsapp 651 820 665 zafrism@teleyecla.com

Parque de la Constitución Nº 5 bajo Yecla (Murcia)



julio 8, 2022 Salud

 

La fibromialgia es un síndrome con muchos síntomas.

Es común que una persona con este padecimiento tenga algunos de los síntomas. Menos común es que todos los síntomas se manifiesten; sin embargo, un hecho es que no todo el mundo con Fibro tiene los mismos síntomas todo el tiempo.

Los síntomas pueden variar de día a día, año a año, o incluso minuto a minuto.

Sí. Lo sabemos. Es muy confuso. Pero pacientes con fibromialgia han reportado tener más de 200 síntomas que hemos recopilado en una lista.

Algunos de estos síntomas están relacionados y pueden ser diferentes maneras de describir el mismo síntoma desde diferentes perspectivas.

Las fuentes de esta lista incluyen lectores, amigos con Fibro, médicos, sitios web, libros, entre otros.

Estos síntomas no están destinados a ser un diagnóstico. Es importantísimo que siempre acudas a un médico si sientes que algo diferente está pasado con tu cuerpo.

El propósito de esta lista es ayudar a la gente a ser más consciente de las situaciones con las que las personas con fibromialgia lidian día con día, así como para proporcionar la mayor cantidad de información posible para que tu médico te ayude.

GENERAL

1. El nivel de actividad se redujo a menos del 50 por ciento
2. Manos y pies fríos (extremidades)
3. Tos
4. Antojos de comida alta en hidratos de carbono
5. Reacción retardada a la actividad física o los acontecimientos estresantes
6. Resequedad de los ojos o la boca
7. Edema
8. Familiares con fibromialgia
9. Fatiga agravada por el esfuerzo físico o estrés
10. Sensación frecuente de frío
11. Bochornos frecuentes
12. Suspiros frecuentes
13. Palpitaciones cardíacas
14. Ronquera
15. Hipoglucemia (baja de azúcar en la sangre)
16. Aumento de la sed
17. Presión arterial baja (por debajo de 110/70)
18. Temperatura corporal baja (por debajo de 36 grados C)

DOLOR

19. Dolor de la pared abdominal
20. Dolor severo de cadera
21. Ardor o dolor de nervios
22. Dolor en el pecho
23. Dolor en la clavícula
24. Inflamación difusa
25. Dolor de codo
26. Dolor en el arco plantar o en el talón
27. Dolores que no desaparecen
28. Dolor de cabeza o migraña
29. Inflamación del cartílago de la costilla
30. Dolor en las articulaciones
31. Senos con grumos
32. Rigidez matutina
33. Dolor muscular
34. Espasmos musculares
35. Espasmos intestinales
36. Debilidad muscular
37. Dolor que va de moderado a grave
38. Dolor que se mueve alrededor del cuerpo
39. Parálisis o debilidad severa de un brazo o una pierna
40. Síndrome de las piernas inquietas
41. Dolor de costillas


NEUROLÓGICOS

42. Pérdida del conocimiento
43. Confusión mental
44. Síndrome de visión de túnel
45. Pérdida de equilibrio
46. Alucinaciones
47. Incapacidad para pensar claramente
48. Mareos
49. Intolerancia al ruido
50. Sensación de entumecimiento u hormigueo
51. Fotofobia (sensibilidad a la luz)
52. Convulsiones

PERCEPCIÓN

53. Chicar/golpearse con cosas
54. Caminar torpemente
55. Dificultad para mantener el equilibrio
56. Dificultad para medir distancias (al conducir, al caminar)
57. Desorientación direccional
58. Dejar caer las cosas con frecuencia

SUEÑO

59. Mayor energía a altas horas de la noche
60. Cambios en los horarios de sueño
61. Despertar frecuentemente
62. Dificultad para conciliar el sueño
63. Dificultad para permanecer dormido
64. Sueño excesivo
65. Estado de alerta nocturno
66. Quedarse dormido en momentos aleatorios y a veces peligrosos
67. Fatiga

VISION

68. Los puntos ciegos en la visión
69. Dolor en los ojos
70. Dificultad para enfocar
71. Cambios frecuentes en la capacidad de ver bien
72. Dificultad para conducir de noche

COGNITIVO

73. Perderse en lugares conocidos
74. Confusión
75. Dificultad para expresar las ideas con palabras
76. Dificultad de seguir la conversación (sobre todo si hay ruido de fondo presente)
77. Dificultad para seguir instrucciones
78. Dificultad para seguir instrucciones orales
79. Dificultad para tomar decisiones
80. Dificultad para mover la boca al hablar
81. Dificultad para prestar atención
82. Dificultad poner ideas juntas para formar una imagen completa
83. Dificultad para ordenar o seguir una secuencia correcta
84. Dificultad para reconocer caras
85. Dificultad para enunciar palabras conocidas
86. Dificultad para recordar los nombres de los objetos
87. Dificultad para recordar los nombres de personas
88. Dificultad para entender lo que se lee
89. Dificultad con la memoria a largo plazo

EMOCIONAL

90. Cambios de humor impredecibles y abruptos
91. Arrebatos emocionales
92. Ansiedad o miedo cuando no hay una causa obvia
93. Ataques de ira incontrolable
94. Disminución del apetito
95. Estado de ánimo depresivo

GASTROINTESTINAL

96. Calambres abdominales
97. Distensión
98. Disminución del apetito
99. Antojos
100. Estreñimiento frecuente

 

En Clínica Zafrilla Servicios Médicos tratamos con nuestra Unidad Integral  del Dolor, tratamos la fibromialgia y otras patologías, como dolores crónicos, zonas de cervicales o lumbares.

Informate o pide cita en los telefonos 968790891 o 651820665

Estamos situados en:    Parque de la Constitución Nº 5 Bajo Yecla (Murcia)

zafrism@teleyecla.com        www.clinicayecla.es

Realizado por Jorge Camarena.



julio 1, 2022 Salud

 

PATOLOGÍAS

La hernia discal lumbar es el resultado de la degeneración y pérdida de las propiedades elásticas del disco intervertebral. Los discos son estructuras fibrosas a modo de cojines que existen entre cada dos vértebras y amortiguan las movimientos de la columna vertebral.

Identificación y descripción del procedimiento

El diagnóstico se realiza mediante la exploración clínica neurológica y se confirma con pruebas de imagen (TAC, resonancia magnética) y/o neurofisiológicas. El resultado de estas pruebas no es siempre seguro, pudiendo haber diferentes criterios en su interpretación.

¿Qué es una hernia discal lumbar?

La hernia discal lumbar es el resultado de la degeneración y pérdida de las propiedades elásticas del disco intervertebral. Los discos son estructuras fibrosas a modo de cojines que existen entre cada dos vértebras y amortiguan las movimientos de la columna vertebral. Diversas enfermedades o traumatismos, o simplemente la edad provocan que dichos discos pierdan su elasticidad y puedan fragmentarse. Cuanto todo o parte de este disco afectado se desplaza fuera de su lugar normal, puede comprimir estructuras nerviosas (raíces nerviosas, médula espinal) y provocar síntomas como dolor lumbar irradiado a miembros inferiores (ciática), sensación de acorchamiento, debilidad en las piernas o muy raras veces alteración en el control de la orina o las heces. La artrosis de las articulaciones entre las vértebras produce a veces los mismo o parecidos síntomas. En ocasiones un paciente tiene hernia de disco y artrosis. Objetivo del procedimiento y beneficios que se esperan alcanzar.

¿Cuándo está indicada la intervención?

Se indica la opción quirúrgica como medida terapéutica en función de las características personas del paciente, su evolución clínica, el resultado de las pruebas diagnósticas realizadas, sólo cuando han fracasado los tratamientos conservadores (reposo, medicinas, rehabilitación, cambio de actividad si es posible, etc.), o el compromiso neurológico sea muy severo, independientemente del dolor que se padezca. En la mayor parte de los casos la intención de la cirugía es curativa. No obstante, en ocasiones sólo se pretende estabilizar los síntomas y paliar en lo posible el dolor. Paciente intervenidos una vez, pueden requerir en el futuro nuevas intervenciones dirigidas al mismo o a otros niveles de la columna vertebral.

En Clinica Zafrilla Servicios Médicos, nuestros fisioterapeutas y profesionales les tratamos cualquier cualquier tipo de lesión, contracturas y principios de hernia discal para una disminución del dolor y evitar posibles intervenciones.

Póngase en contacto con nosotros y le informaremos Telf 968790891 // whatsapp 651 820 665 zafrism@teleyecla.com

Parque de la Constitución Nº 5 bajo Yecla (Murcia)

 


rodilla-del-corredor.jpg

junio 24, 2022 Salud

Los meniscos son dos fibrocartílagos de la rodilla que se sitúan entre el fémur y la tibia para aumentar la congruencia articular, facilitar el movimiento y favorecer el reparto de cargas de un hueso al otro. Uno se sitúa en la parte interna, es el menisco interno. Tiene forma de «C» y no es muy móvil. El menisco externo es más cerrado en forma más parecida a una «O», y tiene mayor movimiento hacia delante y detrás cuando la rodilla se flexiona y extiende. En su parte posterior deja un ojal para el paso del tendón poplíteo. El menisco externo es más ancho y se sitúa sobre un platillo tibial convexo, no cóncavo como el interno. En algunos pacientes este menisco externo recubre completamente o casi completamente el platillo y recibe el nombre de menisco discoideo.

Las roturas meniscales son muy frecuentes y se conocen mucho mejor desde que se diagnostican y tratan porartroscopia. A grandes rasgos podemos dividir las roturas en traumáticas y en degenerativas. Las primeras son las típicas del deporte, aunque pueden producirse en cualquier movimiento de flexión y torsión de la rodilla. Son lesiones comunes en actividades profesionales como mineros, mecánicos, etc… En deportes como fútbol, baloncesto, balonmano, tenis y muchos más, la rotura de un menisco se asocia con frecuencia a lesiones de ligamentos, especialmente esguinces del ligamento lateral interno y rotura del ligamento cruzado anterior, que merecen un tratamiento especial.

La rotura degenerativa es más frecuente en personas por encima de los cuarenta años, que sin hacer deporte, en pequeños movimientos casuales, van deteriorando el menisco, generalmente el interno, provocando en algunas ocasiones roturas que dan lugar a síntomas, como dolor nocturno al girar la pierna, al estar mucho sentado o de pie, imposibilidad para arrodillarse o ponerse en cuclillas, y otros.

Las roturas meniscales agudas provocan dolor, inflamación y derrame articular, dificultad para flexionar o extender completamente la rodilla, e imposibilidad para realizar algunas actividades deportivas o recreativas.

El traumatólogo valorará si los síntomas de un paciente son debidos a las lesiones meniscales o a otros motivos, como tendinitis periarticulares, sinovitis, condropatias, artrosis o lesiones meniscales.

Debemos realizar radiografías de rutina ante un paciente con dolor de rodilla, preferiblemente en carga. Si son normales y hay alto índice de sospecha de rotura meniscal, solicitaremos estudio con resonancia magnética para confirmar el tipo de lesión y cuál será el mejor tratamiento.

En la fase aguda de dolor e inflamación las recomendaciones incluyen el reposo, un vendaje o rodillera elástica, el frío local, y la toma de analgésicos o antiinflamatorios.

Una vez confirmada la gravedad de la lesión se propone el tratamiento definitivo, que en lesiones meniscales completas y sintomáticas es siempre quirúrgico.

Antiguamente se quitaba el menisco entero que estaba dañado, por cirugía abierta, pero es una técnica desechada por los malos resultados que ha ofrecido a medio y largo plazo.

Actualmente la meniscectomía parcial por artroscopia es la intervención más habitual para tratar las roturas del menisco. Consiste en quitar la parte rota e intentar ahorrar el máximo menisco posible, siempre dejando un borde regularizado y estable.

En algunas roturas recientes, en gente joven y que afectan a la parte periférica del menisco, se puede suturar para evitar una extirpación prácticamente total del mismo.
El postoperatorio de la artroscopia es apenas doloroso, aunque recomendamos un reposo relativo y el uso de muletas durante unos días. Normalmente prescribimos una heparina de bajo peso molecular para prevenir fenómenos trombóticos en la pierna. La retirada de los puntos, que habitualmente son dos, se realiza entre una y dos semanas.

La vuelta al deporte y la actividad normal depende del tipo de rotura, de su tamaño y de las lesiones asociadas. En meniscectomías simples de la parte posterior del menisco la recuperación es rápida, caminando con normalidad en pocos días. En las suturas meniscales se limita la movilidad articular durante las primeras semanas y la rehabilitación es más lenta.

Normalmente preferimos que el ejercicio inicial no implique carga, de forma que la bici y la piscina son lo más recomendado. Deportes de carrera y giro deben esperar entre 6 y 12 semanas para ser practicados.

En el postoperatorio las complicaciones son excepcionales, pero si debemos recalcar un tipo de paciente que presenta una peor evolución, y es aquél de mediana o avanzada edad con una rotura del menisco asociada a artrosis de la rodilla. En ese caso, puede existir un deterioro durante unos meses de la funcionalidad de la rodilla, con aumento del dolor al caminar, que es debido fundamentalmente a la artrosis mencionada. Algunos de estos pacientes requieren procedimientos quirúrgicos mayores en el futuro.

En CLINICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS  nuestros especialistas tratan este tipos de lesiones antes y después de intervenciones quirúrgicas . También estamos especializados en tratar lumbagos, dolores de espalda, cervicales, descarga de piernas y todo tipo de lesiones.
Póngase en contacto con nosotros y le informaremos  (también whatsapp): 651 820 665 // 968 790 891


junio 17, 2022 Salud

 

Artritis: ¿Sabemos controlarla? Lo cierto es que, aunque se trata de una de las patologías crónicas más frecuentes, dos de cada tres pacientes con cuentan con la suficiente información para controlar de manera adecuada su enfermedad. Dolor e inflamación son dos de los síntomas que caracterizan a la artritis reumatoide, más frecuente entre las mujeres.

Artritis: ¿Sabemos controlarla? Lo cierto es que, según datos médicos, dos de cada tres pacientes con artritis reumatoide no cuenta con la información suficiente para controlar adecuadamente los síntomas de una patología que, en casos severos o incorrectamente tratados, pueden mermar la calidad de vida de quien la padece. Se estima que en nuestro país entre 250.000 y 400.000 personas padecen artritis, una patología que afecta a las articulaciones y que llega acompañada de dolor e inflamación.

La artritis, pese a ser una de las patologías de las articulaciones más frecuentes, sigue arrojando dudas en los pacientes. Así lo ha puesto de relieve un amplio estudio con la participación de más de diez mil pacientes diagnosticados de artritis reumatoide de más de 40 países diferentes, RA: Join The Fight, Comprendiendo la Artritis Reumatoide. El estudio, llevado a cabo por la biofarmacéutica Abbvie y presentado por la Coordinadora Nacional de Artritis, Con Artritis, ha desvelado que dos de cada tres pacientes no controlan bien su enfermedad al no contar con toda la información necesaria.

Tanto el diagnóstico certero como el tratamiento son fundamentales para el control de la artritis reumatoide, una patología que puede mermar seriamente la calidad de vida de quien la padece. Estamos ante una patología autoinmune caracterizada por el deterioro de las articulaciones. En palabras de los especialistas se puede definir como un ataque del organismo, por error, a las articulaciones sanas. Una patología que además es más frecuente entre las mujeres.

El problema no reside tanto en reconocer los síntomas por los que acudir al médico. El dolor y la inflamación son los síntomas más comunes. Sin embargo, no todos los pacientes –más de un 40% según este reciente estudio- saben que el daño producido en las articulaciones es irreversible.

Además, aunque el dolor haya desaparecido o remitido esto no se traduce en que la enfermedad se haya frenado, por lo que el daño articular puede seguir avanzando. En un 20% de los casos los pacientes no saben que la artritis reumatoide puede ser incapacitante. Datos que permiten a los especialistas subrayar la importancia de que el paciente se implique al cien por cien en el control de la artritis.

Seguir un tratamiento adecuado y resolver con el médico todas las dudas posibles que nos puedan surgir es la manera más eficaz de controlar y retardar la progresión de la artritis. Un dato a tener en cuenta: el 89% de los pacientes que han participado en el estudio reconocieron saber lo importante que es controlar su enfermedad.

El estudio también arroja otros datos interesantes. Así, hay que destacar el papel que cumplen las asociaciones de pacientes, una de las principales fuentes de información y apoyo de los pacientes. No obstante, la gran mayoría de los pacientes –el 84% en el caso de España- recurre a su médico como principal fuente de información, seguida de un 35% que recurre a las asociaciones de pacientes-. A este respecto, los especialistas subrayan la importancia de estrechar la relación entre el médico y el paciente para mejorar el abordaje y manejo de la artritis. En la mayoría de los casos (un 43%), los pacientes solo acuden a la consulta del médico cuando lo consideran necesario, por ejemplo cuando necesitan una receta o cuando aparecen los episodios de dolor e inflamación.

 

** En Zafrilla Servicios Médicos disponemos de profesionales totalmente preparados y formados para tratar esta patología

¡¡No dudes en consultarnos sin compromiso, te informaremos en qué consiste el tratamiento y notarás los resultados desde la primera sesión!! Además, nuestro experto en Terapia Homeopática también puede ofrecerte soluciones a este problema.

*Dirección:
Parque de la Constitución, 5 bajo – Yecla
*Teléfonos (también whatsapp):
651 820 665 // 968 790 891



Seguro que alguna vez has oído hablar del SISTEMA FASCIAL o de las FASCIAS, pero no tienes muy claro qué es o qué importancia tiene dentro de nuestro cuerpo. A continuación vamos a explicar qué es una fascia, por qué se lesiona y cómo podemos tratar estas afecciones. Un tratamiento que permite abordar multitud de patologías, bien sean agudas o crónicas; mediante una valoración del sistema de fascias podemos determinar el origen de las lesiones que se manifiestan a distancia y tratar la causa inicial que provoca compensaciones.

¿QUÉ ES LA FASCIA?

La FASCIA es un tejido conectivo que envuelve los músculos, huesos y articulaciones, vísceras y estructuras nerviosas y vasculares, protegiendo y manteniendo la estructura del cuerpo UNIDO, dándole la forma que tiene. Al mismo tiempo que separa un compartimento para cada estructura, los une entre sí de forma que todas las fascias del cuerpo están unidas en una «red ininterrumpida». Utilizando una analogía: si a un limón o naranja le quitamos la pulpa, queda un esqueleto de cáscara, un tejido similar a la fascia en el cuerpo humano, que al igual que un limón divide esas cavidades en forma de triángulo.

 

¿POR QUÉ LA FASCIA SE RETRAE?

Este tejido tiene un gran contenido en colágeno que puede sufrir acortamiento y endurecimiento (y con él, la estructura en la que está integrado) cuando determinadas fuerzas actúan sobre él. La acción de estos “traumatismos” producen restricciones en la movilidad de las fascias que desembocan en alteración de la función y consecuente aparición de dolor.

Además, el sistema fascial del cuerpo forma una RED ININTERRUMPIDA, la lesión en una parte de la fascia puede causar alteraciones en otras zonas distantes a través de las compensaciones que hace el cuerpo para recuperar su equilibrio y mantener sus principios de economía y no dolor. Considerando que el recorrido de la fascia es continuo, cualquier cambio estructural en una determinada parte del cuerpo genera restricciones en las partes distales.

Este cambio estructural de la fascia llamado «disfunción miofascial» puede producirse por diversos traumatismos de origen mecánico o emocional, de origen intrínseco o extrínseco como, por ejemplo, un golpe, una caída, una intervención quirúrgica, una menstruación dolorosa o una postura inadecuada. La disfunción miofascial no tratada correctamente y a tiempo, lleva al paciente a un círculo vicioso de tensión y espasmo muscular produciendo una disfunción orgánica y el dolor, suele ser un dolor sordo y difícil de ubicar y describir, y que con frecuencia es más intenso por la mañana, apareciendo con una cierta rigidez al despertar que va mejorando durante el día; se acompaña de dificultad para conciliar el sueño y para mantenerlo, fatiga e incluso con tendencias atópicas. La disfunción miofascial significa falta de una correcta función estabilizadora.

 

¿EN QUÉ CONSISTE LA LIBERACIÓN MIOFASCIAL?

La liberación miofascial es una TERAPIA DIRIGIDA A LAS FASCIAS, aunque indirectamente también actúa sobre otras estructuras del aparato locomotor. El principal beneficio de la liberación miofascial es que, al mantener el sistema fascial en buen estado y sin restricciones provocadas por los puntos gatillo miofasciales, aumentamos la movilidad de todos los tejidos del cuerpo, CONSIGUIENDO MAYOR MOVILIDAD ARTICULAR y MEJOR CIRCULACIÓN de todos los fluidos corporales. Todo esto consigue, a su vez, que consigamos ELIMINAR LAS TOXINAS que se quedan acumuladas entre las distintas capas fasciales de nuestro cuerpo. Por lo tanto, la liberación miofascial consigue otros beneficios adicionales relacionados con la RETENCIÓN DE LÍQUIDOS, la MALA CIRCULACIÓN sanguínea o la CELULITIS.
Asimismo, el hecho de eliminar los puntos gatillo miofasciales hace que se REDUZCA EL DOLOR LOCALIZADO y se gane en calidad de vida.
Y no podemos olvidar que ayuda a conservar y MEJORAR LA CORRECTA POSTURA CORPORAL, por lo que se presenta como una buena arma para la PREVENCIÓN DE LESIONES Y PROBLEMAS FÍSICOS que se achacan a una constante, incorrecta y dañina postura tanto en reposo como en movimiento.

La terapia de liberación miofascial también se presenta como adecuada en personas con diferentes enfermedades, como pueden ser: la fibromialgia, el lupus, la esclerodermia o la artritis reumatoide. También es efectiva en dolores articulares, contracturas, dolores menstruales, migrañas y jaquecas, traumatismos recientes, etcétera.

 

En Zafrilla Servicios Médicos contamos con personal formado en VALORACIÓN Y TRATAMIENTO DEL SISTEMA FASCIAL. Consúltanos sin compromiso: 651 820 665 // 968 790 891



junio 3, 2022 FisioterapiaSalud

En Clínica Zafrilla Servicios Médicos en Yecla disponemos de nueva Unidad Integral del Dolor dirigida por el Doctor Facultativo:

Don Pablo. E. Pabón Realpe Nº Colegiado 4621561

Ahora de informamos que es y que es lo que tratamos.

¿Qué es una Clínica del Dolor?

Son Unidades especializadas en la prevención, diagnóstico y tratamiento del dolor. Aparecieron en Estados Unidos durante en los años 60, en las observaciones de la complejidad que requería el tratamiento del dolor crónico y de la necesidad de un equipo multidisciplinario. El Dr. Bonica, en la experiencia que había adquirido del tratamiento del heridos durante la Segunda Guerra Mundial, editó un texto de referente «The Management of Pain» y fue en 1960 que creó la primera clínica multidisciplinaria cuando en la Universidad de Washington fue llamado Jefe de Servicio de Anestesiología.

Las Unidades de Dolor son un apoyo en el tratamiento de una población cada vez más envejecida, con más patología asociada y con más dolor crónico refractario a los tratamientos convencionales. Es habitual que el paciente que ha estado tratado con diversos tratamientos médicos sin conseguir disminuir o eliminar su dolor, precise de esta atención.

¿Qué es un especialista en tratamiento del dolor?

Antes de 1960 no había especialistas en dolor. Leriche, cirujano, fue el primero en identificar el dolor crónico y describió la distrofia simpático refleja (uno de los primeros síndromes crónicos). El tratamiento del dolor es una subespecialidad que actualmente puede englobar varios especialistas como anestesiólogos, neurocirujanos, psicólogos, rehabilitadores, traumatólogos, que dada la complejidad y cronicidad de los síndromes a tratar hacen necesaria la unión de todas las disciplinas.

¿Qué patologías se pueden tratar en un clínica del dolor?

Así pues el paciente viene con un “síntoma”. Los síntomas, como el dolor, representan habitualmente una alarma en que se manifiesta una enfermedad y a la vez son la causa de su preocupación. No iniciamos ningún tratamiento sin tener en cuenta los antecedentes, hacemos una completa historia clínica y si es necesario incorporamos todas las pruebas complementarias necesarias,  consultamos con diferentes especialidades para evaluar cada caso hasta llegar a un diagnóstico antes de iniciar ningún tratamiento. Aunque en alguna ocasión el origen del dolor puede ser de causa desconocida, o no se llega a conocer la causa que lo provocó, no por ello se debe de obviar su tratamiento.

Nuestro Director y especialista en nuestra clínica, El Doctor Pablo Pabón, se ha especializado en las mas modernas técnicas para paliar el dolor; domina un amplio abanico de procedimientos para el tratamiento que mejor se adapte a las condiciones de cada paciente y realiza un seguimiento a largo plazo del mismo.

Dr PABLO E. PABÓN REALPE

Facultativo: Dr P.E. Pabón Realpe Nº Colegiado 4621561
Especialista en Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor, MIR en Hospital Virgen de la Arrixaca
Master en Tratamiento de Dolor, Universidad de Salamanca, España

Entre las patologías a tratar en nuestra clínica:

  • Dolores que se tratan:

    – Cefaleas

    – Fibromialgia

    – Síndrome Miosfacial Crónico, Piramidal, Glúteos, Miembro inferior y Miembro Superior

    – Dolor en Miembros Superiores e Inferiores

    Cervicobraquialgia

    – Dolor post trauma, latigazo Cervical

    – Dorsolumbalgia

    Lumbalgia y Ciática

    – Dolor Osteoarticular y Reaumático

    – Síndrome de Dolor Regional Complejo

    – Dolores de origen Vascular isquémico Arterial y Venoso

    – Dolor en ancianos

    – Dolor Neuropático

    – Dolor Anorrectal

    – Osteoporosis

    – Dolor de la articulación temporomandibular

INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS

PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665

zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es



Rotura de músculos isquiosurales (isquiotibiales y bíceps femoral) – Fisioterapia y readaptación deportiva.

Dentro del fútbol, deportes de pista y de velocidad las lesiones musculares son muy frecuentes. La rotura muscular de los músculos isquiotibiales (formados por el semitendinoso, semimembranoso y el bíceps femoral) representa el 12% de las lesiones totales y la lesión muscular más frecuente. Por culpa de la rotura muscular de los isquiosurales, los futbolistas se pierden 15 partidos y 90 días de entrenamiento cada temporada.

 

El mecanismo de rotura suele ser sin contacto. Normalmente se produce durante la carrera y en los minutos finales de la primera y segunda parte, cuando la fatiga es mayor. También es común que se produzcan cuando se va a golpear al balón y en el último momento se falla o un contrario nos quita el balón, por lo que terminamos dando una patada al aire que hace que los isquiotibiales tengan que soportar un gran momento de fuerza que supera sus límites de resistencia haciendo que se produzca la rotura muscular. En ese momento el jugador suele notar un “pinchazo” en la zona de la rotura y dolor al estirar la rodilla o al flexionar la cadera con la rodilla estirada, también notará dificultad o dolor al doblar la rodilla contra resistencia y según el grado de rotura tendrá mayor o menor impotencia al caminar.

Algunos de los factores predisponentes son:

  • El acortamiento muscular, especialmente de la cadena muscular posterior de nuestro cuerpo.
  • La debilidad muscular, fundamentalmente de los isquiotibiales y musculatura estabilizadora de la zona lumbopélvica (musculatura abdominal y transverso del abdomen) y cadera (glúteo medio). También puede ocurrir que la musculatura extensora (cuádriceps) sea mucho más potente que la musculatura flexora (isquiotibiales) y este desequilibrio propicie la rotura de los más débiles.
  • Elevada tensión neural (un exceso de tensión sobre el nervio ciático puede generar un espasmo de defensa en la musculatura isquiotibial para proteger de un sobreestiramiento al nervio ciático)
  • La fatiga y la descoordinación en la contracción de los grupos musculares, por falta de trabajo funcional y propioceptivo.
  • Lesión previa, en la cual no se ha seguido un correcto proceso de recuperación o readaptación al deporte. El deportista tiene recaídas por no haber trabajado el origen de la lesión, si no, sólo las consecuencias.

La alta incidencia de esta lesión es debido a la capacidad que tiene el músculo de desarrollar mucha fuerza en poco tiempo, y el elevado número de fibras de contracción rápida.

Dentro de la musculatura isquiosural, la zona más afectada es el bíceps femoral. Esto se debe a su compleja anatomía e inervación. Al tener sus dos porciones una inervación distinta, es más frecuente una alteración en la sincronización o asincronía en la contracción muscular. Esta asincronía provoca una disminución de la capacidad de absorber altas tensiones.

En análisis de la biomecánica de la carrera, se ha visto que la lesión se produce en la fase final de balanceo, cuando el isquiosural trabaja para desacelerar la pierna mientras controla la extensión de rodilla. En este momento, el músculo debe resistir el paso de una acción excéntrica a una concéntrica, momento de máxima tensión muscular y vulnerabilidad.

El tratamiento de la lesión de isquiotibiales y bíceps femoral (isquiosurales) es normalmente conservador. La intervención quirúrgica es muy poco frecuente. Al ser un músculo biarticular (que interviene en 2 articulaciones), su tratamiento debe ser global, atendiendo a factores como el acortamiento muscular de la cadena posterior, la tensión neural, la posición de las articulaciones implicadas y la recuperación de la fuerza de la musculatura, poniendo especial énfasis en el entrenamiento excéntrico en las fases finales de recuperación. Este tipo de entrenamiento preparara al músculo para soportar altas tensiones, momento en el que suele lesionarse.

En Clinica Zafrilla  disponemos de un equipo multidisciplinar de profesionales y medios técnicos para conseguir una recuperación completa y funcional de tu lesión. Asegurándote una vuelta a tu deporte tras una correcta readaptación deportiva.

INFORMATE EN CLÍNICA ZAFRILLA SERVICIOS MÉDICOS
PARQUE DE LA CONSTITUCIÓN Nº 5 B YECLA (MURCIA) 30510
TELF 968790891 / WHATSAPP 651820665
zafrism@teleyecla.com       www.clinicayecla.es

Fuentes de información

  • The football association medical research programme: an audit of injuries in proffessional football- analysis of hamstring injuries. C Woods et al. Br J Sports Meds 2004 38:36-41
  • Premiummadrid.

Clinica Zafrilla Yecla

En Clínica Zafrilla Servicios Médicos nuestro objetivo ha sido y es utilizar todos nuestros conocimientos para conseguir el bienestar físico y mental de todos nuestros pacientes.

Clinica zafrilla. Todos los derechos reservados